Etiqueta: traducción jurídica

Traducir escrituras notariales para operar en el extranjero

¿Tienes que comprar o vender un piso en el extranjero, constituir una sociedad u otorgar poderes a otra persona para que actúe en tu nombre o en el de tu empresa? Estas son solo algunas de las ocasiones en las que puedes necesitar traducir escrituras u otros documentos notariales.

¿Qué son las escrituras?

Las escrituras son documentos públicos otorgados por un notario que da fe de lo que el documento recoge y, por lo tanto, ofrecen máxima seguridad jurídica. Hay muchos tipos de documentos notariales: testamentos, capitulaciones matrimoniales, divorcios, compraventa, préstamos, poderes, etc. Tienen efectos legales y las administraciones, los jueces y otros organismos les dan total credibilidad.

Estos instrumentos son jurídicos y por ello es tan importante confiar en un traductor nativo especializado en este ámbito. Lo más habitual, además, es que sea necesaria una traducción jurada, firmada y sellada por un traductor jurado, para que conserve su carácter legal en el país en el que se deba presentar para efectuar cualquier operación, o en nuestro país, si el original ha sido otorgado en otro lugar.

El formato del documento y el lenguaje utilizado suelen ser peculiares. Se redactan en papel del Estado y van firmadas y selladas por el notario que las haya otorgado y las personas interesadas. Las escrituras que circulan son únicamente copias, ya que el notario guarda la matriz en su protocolo, que después se guarda en los archivos notariales de los colegios y posteriormente en el archivo histórico. Es un documento que nunca muere.

traducir escrituras, internacionalización, operar en el extranjero

¿Cuándo necesitamos traducir escrituras?

Con la internacionalización que vivimos hoy en día no es difícil encontrarse en una situación en la que nos haga falta este servicio. Dada la movilidad tan grande entre países por motivos laborales, de estudios o sociales, nos podemos encontrar en dicho caso en el ámbito personal. ¿Ejemplos? Por el hecho de casarnos con una persona extranjera, por comprar o vender un piso, por la concesión de un préstamo o la aceptación de una herencia.

traducir escrituras, internacionalización

Sin embargo, seguramente donde más se puede presentar esta necesidad es en el mundo empresarial. Es evidente que las empresas se quieren expandir y empezar a operar en otros países. En estos casos tienen que trasladar al idioma oficial del país las escrituras de constitución de la empresa y cualquier otra documentación que la Administración de aquel país exija. La información debe trasladarse con fidelidad al detalle, de lo contrario podría ocurrir que no se aceptara y no se pueda constituir la empresa.

Si te encuentras en esta situación, no dudes en pedirnos más información o presupuesto, que te prepararemos sin ningún compromiso.


Foto: Christine Roy

Diferencias entre la traducción jurídica y la jurada

A menudo nos damos cuenta de que todavía existe cierta confusión sobre cuáles son las diferencias entre la traducción jurídica y la jurada. Para que queden bien claras y para que decidas qué tipo de traducción necesitas, hemos preparado esta entrada.

La traducción jurídica

La traducción jurídica hace referencia a temas relacionados con el derecho o la ley. Dentro de esta categoría encontramos, principalmente, contratos de todo tipo, pero también certificados, escrituras y resoluciones judiciales, entre otros. Así pues, es un tipo de especialización, como podrían ser la médica, técnica, publicitaria, etc.

Para conseguir una buena traducción jurídica es fundamental contar con los servicios de un traductor nativo especializado en este ámbito.

La traducción jurada

La traducción jurada, en cambio, no pertenece a un ámbito de especialidad concreto, aunque muchas veces los documentos que haya que traducir sean del ámbito jurídico (¡y de ahí la confusión!). Simplemente es una traducción oficial que debe estar firmada y sellada por un traductor jurado.

Para llevar a cabo un trámite oficial en el extranjero, por ejemplo, es necesario proporcionar una traducción jurada al idioma de la entidad donde se presentan los documentos. Estos documentos pueden ser, entre otros: certificados de matrimonio, partidas de nacimiento, certificados de antecedentes penales, certificados médicos o certificados académicos.

Esta especialización solamente la puede desarrollar un traductor jurado. Es decir, un traductor que ha sido acreditado por las autoridades competentes del país que corresponda. En España, el organismo encargado de acreditar traductores e intérpretes es el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. La Generalidad de Cataluña también cuenta con un registro propio de traductores e intérpretes jurados.

La función de este traductor es similar a la de un notario: asegura que su versión es fiel al documento original. Para certificarlo, la entrega firmada y sellada y la adjunta a una copia del documento original. Por este motivo, las juradas solo son válidas en papel y no en formato electrónico. Si tienes que realizar un trámite oficial y necesitas una, no te pierdas esta entrada del blog sobre los 6 pasos básicos para encargar una traducción jurada.

Diferencias entre la traducción jurídica y la traducción jurada

¿Las juradas son mejores que las jurídicas?

¡En absoluto! No hay ninguna diferencia en cuanto a la calidad, siempre que ambas sean obra de traductores cualificados y especializados. Las juradas, sin embargo, tienen un precio más elevado que las normales por el carácter legal que tienen y el trabajo adicional que implican.

Diferencias entre la traducción jurídica y la jurada

¿Todavía tienes dudas? Hemos preparado esta tabla para que, de un solo vistazo, puedas ver las diferencias entre los dos tipos:

 Traducción jurídicaTraducción jurada
Tipo de documentosDocumentos del ámbito del derecho o de la ley (contratos, certificados, escrituras, etc.).Un documento de cualquier ámbito que necesita una traducción certificada con validez legal.
FormatoSuele tener formato electrónico (documento de texto, pdf, ppt, etc.).Impresa en papel y adjunta a una copia del documento original.
Quién las haceUn traductor cualificado, que no está necesariamente certificado como traductor jurado.Un traductor oficial certificado por la autoridad competente del país que corresponda.
PrecioMás económico que el de la jurada.Más elevado que el de la jurídica simple.

¿Necesitas una traducción jurídica o una jurada? Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a conseguir la que quieres.

 


Foto destacada: Christian Stahl
Fotos: Giammarco Boscaro, rawpixel

Traducir seguros con todas las garantías

Traducir seguros es una de las especialidades de Ampersand Traducciones, ya que trabajamos desde hace muchos años con las principales empresas aseguradoras españolas e internacionales. Traducimos sus pólizas, certificados de seguro, partes de accidente, informes médicos, etc. Todos estos documentos deben estar a la disposición de sus clientes en varios idiomas, y más ahora que nuestra sociedad es cada vez más cosmopolita y crece la cantidad de expats que viven en nuestro país y que prefieren disponer de documentación tan sensible en su propio idioma. ¡Porque no podemos esperar que alguien firme una póliza de seguros sin entender su contenido!

Se podría decir que la traducción de seguros es una especialidad dentro de la traducción jurídica, ya que las pólizas de seguro no dejan de ser contratos, concretamente contratos que cubren un riesgo a cambio del abono de una prima. En el ámbito de las aseguradoras la terminología es muy específica y está muy fijada, por lo que se tiene que conocer y respetar para que los documentos no puedan llevar a equívoco. En estos textos no tienen cabida ambivalencias o libres interpretaciones, hay demasiado en juego.

traducir seguros

Traducir seguros con cobertura Ampersand

Por todo lo que acabamos de decir, en Ampersand seguimos una metodología característica para traducir seguros y todos los textos relacionados. En primer lugar, confiamos en traductores profesionales con amplia experiencia en el tratamiento de textos del sector de los seguros y muy familiarizados con la terminología específica. En segundo lugar, disponemos de las herramientas necesarias para incorporar los glosarios del cliente, así cuando traducimos utilizaremos siempre sus términos preferidos.

traducir segurosAdemás, gracias a la posibilidad de crear memorias particulares para cada cliente, podemos incluso crear un corpus con documentación anterior ya traducida que nos proporcione la aseguradora. Estas traducciones anteriores validadas por el cliente nos servirán de referencia y de contexto para los textos nuevos que tengamos que traducir. De esta forma, toda la documentación de tus productos tendrá una estructura, estilo, vocabulario y redacción similares, es decir, tendrá coherencia, con lo que quedará unificada toda la documentación de la empresa y será mucho más complicado que surjan dudas de interpretación.

En algunos casos, existe la posibilidad de que alguna de estas traducciones tenga que ser jurada, por ejemplo en el caso de los certificados de seguro o los partes de accidente e informes médicos si el siniestro se ha producido en otro país. Nosotros ofrecemos traducción jurada en más de 15 idiomas (tanto de la Unión Europea como de fuera de la UE) y también nos podremos encargar.

Así, pues, como empresa aseguradora puedes depositar tu confianza en nosotros, ya que nuestras traducciones de seguros brindan la máxima garantía y te ofrecemos todos los servicios complementarios que puedas necesitar.

Características de la traducción de contratos

La traducción de contratos es, seguramente, la especialidad de la traducción jurídica que se solicita más habitualmente. La traducción de contratos es una traducción compleja que requiere un gran conocimiento, no sólo lingüístico, sino también en materia de derecho, ya que existen muchos tecnicismos y expresiones complejas propios de este tipo de documentos.

Un contrato es un compromiso explícito entre dos o más personas con capacidad para asumir compromisos que tiene efectos jurídicos y en virtud del cual las partes se obligan a cumplir determinadas cláusulas que rigen sus relaciones con vistas a una determinada finalidad o asunto. Existen varios tipos de contratos: de arrendamiento, de trabajo, de arras, de matrimonio, de hipoteca, de franquicia, etc.

Traducción de contratos

En la traducción de contratos, al tratarse de documentos con validez legal, el traductor tiene que realizar una traducción lo más fiel posible al original, manteniendo la estructura de las partes y de las cláusulas contractuales y siendo muy cauteloso en la traducción de nombres de instituciones, organismos y conceptos jurídicos.

También es importante destacar que, como hemos indicado, se trata de una documentación repleta de tecnicismos, por lo que en la traducción de contratos es imprescindible que el traductor esté familiarizado con este tipo de documentación y que conozca recursos y glosarios jurídicos que le apoyen en el proceso de la traducción. Asimismo, debe conocer el sistema jurídico en el que se enmarca el texto original y el que corresponda a la lengua de destino de la traducción.

Traducción de contratos: traducción jurada

En determinadas ocasiones es necesario dar un carácter oficial adicional al contrato traducido. En esos casos, es necesario realizar una traducción jurada del contrato. La traducción jurada debe realizarla  un traductor jurado nombrado por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación o el organismo competente en el país de destino de la traducción. El traductor jurado firma y sella la traducción del contrato para dar fe de su veracidad y le da carácter oficial.