Etiqueta: español

Tenis en español: evitemos extranjerismos

Las recomendaciones lingüísticas de hoy tratan de un tema de actualidad: el tenis. Esta semana ha empezado una de las competiciones más importantes y esperadas del año, el Roland Garros. Del 21 de mayo al 10 de junio, se hablará mucho de uno de los torneos más apasionantes de este deporte y uno de los cuatro que forman el Grand Slam. Para que puedas meter baza en cualquier conversación sobre tenis en español, te explicamos algunas de las expresiones básicas de este deporte.

La terminología del tenis en español

En el mundo del deporte, es muy habitual el uso y abuso de términos en lenguas extranjeras. El tenis no es ninguna excepción. En este caso, son palabras procedentes del inglés o del francés. Sin embargo, muchas veces existe una palabra o una expresión en español que puedes utilizar para evitar extranjerismos.

La Fundéu (o Fundación del Español Urgente), a raíz de los juegos olímpicos de 2016, publicó una serie de recomendaciones lingüísticas sobre deporte. En su web encontramos estas claves de redacción para el tenis en español, útiles para profesionales lingüistas y también para todos los aficionados.

También puedes consultar el Diccionario de los deportes olímpicos del Termcat, el organismo encargado de fijar la terminología del catalán. En él encontrarás equivalencias en español, catalán, inglés y francés.

En la tabla siguiente te ofrecemos los términos básicos del tenis en español que todo aficionado a este deporte debería conocer. ¡Seguro que podrás oírlos en cualquier retransmisión de los partidos del Roland Garros!

InglésFrancésEspañol
aceas, point directpunto directo
breakbreakromper el servicio
deuceégalitéiguales
drivecoup droitderecha
match ballballe de matchpelota de partido
match pointpoint de matchpunto de partido
outdehors, fautefuera
setmanche, setset
set ballballe de setpelota de set
set pointpoint de setpunto de set
smashsmashmate, remache, remate
tie breakjeu décisifjuego decisivo, muerte súbita
tenis en español
¡Él ya está entrenando para Wimbledon!

¿Quieres jugar a tenis?

En Ampersand sabemos lo importante que es el deporte para la salud. Por ello, te animamos no solo a hablar de tenis en español, sino también a practicar este deporte. En la web de la Real Federación Española de Tenis encontrarás información sobre las diferentes federaciones territoriales que hay en España. Ahí te informarán de los cursos para aprender este deporte y los distintos lugares donde practicarlo. Y, quién sabe, ¡puede que seas el próximo Rafa Nadal o la próxima Garbiñe Muguruza!

Locuciones latinas: claves para usarlas correctamente

En esta nueva edición de nuestras recomendaciones lingüísticas hablamos de los extranjerismos y principalmente de las locuciones latinas, así como de su significado y de los errores frecuentes que se cometen al usarlas en español.

Los extranjerismos y la importancia del latín

locuciones latinas, recomendaciones lingüísticas

Las lenguas responden a la necesidad comunicativa del ser humano desde tiempos inmemoriales y, de forma intrínseca, evolucionan a la par que sus hablantes. Como «entes vivos» con historia y memoria y también en contacto continuo con muchas otras lenguas en un mundo globalizado, se enriquecen con aportaciones léxicas procedentes de otras lenguas y culturas.

El castellano o español es una lengua románica derivada del latín. Además, el latín fue la lengua de cultura y conocimiento durante siglos, por lo que es una de las más prolíficas en sus aportaciones léxicas en forma de latinismos y locuciones latinas a una infinidad de lenguas.

La ortografía de los extranjerismos

La mayor parte de las veces, estos extranjerismos se adaptan a la morfología, la fonética y la ortografía del español. Sin embargo, la Ortografía de la lengua española (2010) especifica que los latinismos y extranjerismos crudos, es decir, aquellos que mantienen la ortografía y la pronunciación de la lengua de origen, deben escribirse con resalte tipográfico (cursiva o comillas) y sin acentos gráficos, ya que estos no existen en la escritura latina, para señalar su carácter ajeno a la ortografía del español.

Me encanta el ballet clásico / Me encanta el balé clásico.

Juego al paddle todos los domingos / Juego al pádel todos los domingos.

La reunión se suspendió por falta de quorum / La reunión se suspendió por falta de cuórum.

recomanacions lingüístiques, és correcte degut a, degut a
¿Errare humanum est?

Errores frecuentes en el uso de locuciones latinas

Debido a que el latín fue la lengua de expresión cultural y científica durante siglos, existen un sinfín de locuciones latinas (sin adaptaciones) que se han mantenido en el lenguaje jurídico, filosófico, técnico, religioso, médico y científico. Muchas veces, se cometen errores en el uso de las locuciones latinas, sin duda por desconocimiento. Estos son algunos casos frecuentes que recoge la Fundéu, entre otros:

  1. la alma mater, no el alma mater. Significa literalmente ‘madre nutricia’, referido a la universidad;
  2. corpore insepulto, no de corpore insepulto. Significa ‘con el cuerpo sin sepultar / de cuerpo presente’;
  3. grosso modo, no a grosso modo. Significa ‘aproximadamente o a grandes rasgos’;
  4. ipso facto, no de ipso facto. Significa ‘en el acto, inmediatamente’;
  5. modus operandi, no modus operandis. Significa ‘modo de obrar’;
  6. modus vivendi, no modus vivendis. Significa ‘modo de vivir’;
  7. motu proprio, no de motu propio. Significa ‘por propia iniciativa’;
  8. mutatis mutandis, no mutatis mutantis ni mutatis mutandi. Significa ‘cambiando lo que se deba cambiar’;
  9. peccata minuta, no pecata minuta. Literalmente, ‘pecados veniales’; indica una culpa o error menores;
  10. per se, no per sé, perse ni persé. Significa ‘por sí’ o ‘por sí mismo’;
  11. sub iudice o sub judice, no subiudice/subjudice ni subiúdice/subjúdice. Significa ‘pendiente de juicio’;
  12. vox populi, no voz populi. Significa ‘voz pública / del pueblo’;
  13. inter vivos,  no intervivos ni ínter vivos. Significa ‘entre los vivos’;
  14. mortis causano mortiscausa. Significa ‘por causa de muerte’;
  15. in memoriam, no in memorian ni in memóriam. Significa ‘en memoria, en recuerdo’.

Además, te dejamos una extensa lista de locuciones latinas para uso y disfrute y, para más información sobre otros fenómenos por el contacto entre lenguas, te recomendamos nuestras entradas sobre falsos amigos entre lenguas romances y sobre cálcos y préstamos del inglés.


Fuentes: FundéuOrtografía de la lengua española (2010)

¿Oír o escuchar? ¿Son verbos sinónimos?

En esta nueva entrada sobre recomendaciones lingüísticas nos ocuparemos de la distinción, a menudo poco respetada, entre dos verbos de uso muy frecuente en español: ¿oír o escuchar? «Habla más alto que no te escucho/oigo».

Oír o escuchar: diferencias

Por supuesto, ambos verbos son correctos pero tienen matices de significado diferentes, por lo que no deberían ser intercambiables en todos los contextos. Estas son las definiciones que recoge el Diccionario de la lengua española de la RAE:

escuchar 1tr. Prestar atención a lo que se oye. «¿Me escuchas cuando te hablo?»

3intr. Aplicar el oído para oír algo. «Escucha, ya están aquí.»

oír 1. tr. Percibir con el oído los sonidos. «Oí un trueno 

De estas definiciones se desprende que la acción de escuchar es voluntaria e implica intencionalidad por parte del sujeto, a diferencia de oír, que solo implica la percepción del sonido sin hacer hincapié en la intencionalidad.

oír o escuchar, oír, escuchar, recomendaciones lingüísticas, español correcto, RAE, oir o escuchar

Preferencias de uso

Sin embargo, una de las acepciones de oír que recoge la RAE nos indica que este verbo tiene un significado más general que escuchar y puede usarse en lugar de este, algo que ocurría ya en el español clásico y sigue ocurriendo hoy, con palabras derivadas y giros como oyentederecho a ser oídoaudiencia

oír 4. tr. Asistir a la explicación que el maestro hace de una facultad para aprenderla. Oyó teología. Oyó al catedrático.

Según el DPD, el uso de escuchar en lugar de oír es menos justificable cuando se refiere simplemente a la acción de percibir un sonido sin intencionalidad por parte del sujeto. No obstante, se trata de un uso que también existe desde época clásica y sigue vigente hoy, especialmente entre autores americanos, por lo que no se debería censurar.

Por lo contrario, otras fuentes consideran que hoy en día se hace un empleo abusivo de escuchar en vez de oír y que esto supone someter a la lengua a un uso impreciso, que no es lícito ni loable, puesto que no aporta variedad ni belleza al lenguaje y va en detrimento de la claridad de la información.

Según esto, en ejemplos como los siguientes, sería preferible el uso de oír:

«¿Se me escucha bien?» > «¿Se me oye bien?»

«La cinta estaba estropeada y no se escuchaba la grabación.» > «La cinta estaba estropeada y no se oía la grabación.»


Fuentes: DPD, Fundéu, CVC

Concordancia gramatical: ¿palabras clave o claves?

En esta entrada de recomendaciones lingüísticas comentamos algunos casos especiales sobre concordancia gramatical que pueden generar dudas.

La concordancia gramatical es la norma que exige que distintos elementos de una oración concuerden entre ellos. Según esto, entonces, ¿se debe decir «El 23 por ciento de las empresas crece» o «El 23% de las empresas crecen»? y ¿sería «La cebolla y la zanahoria picada» o «La cebolla y la zanahoria picadas»?

Empecemos por el principio. Se pueden distinguir dos tipos de concordancia:

La concordancia nominal

Es la que establece el sustantivo con el adjetivo y los determinantes que lo acompañan: coincidencia de género y número.

«Esos perritos dormilones» (determinante, sustantivo y adjetivo en masculino plural)

concordancia, concordancia gramatical, recomendaciones lingüísticas, perros

Algunos casos especiales de la concordancia nominal

  1. Adjetivo pospuesto que califica a dos o más sustantivos coordinados. Se recomienda que el adjetivo vaya en plural y en masculino: «Tiene el pelo y la barba enmarañados». Si ambos sustantivos son femeninos el adjetivo coordinará en femenino: «la cebolla y la zanahoria picadas».
  2. Adjetivo antepuesto que califica a dos o más sustantivos coordinados. Lo normal es que concuerde solo con el más próximo, tanto en género como en número: «La indispensable vigilancia y control nocturnos brillan por su ausencia».
  3. Dos sustantivos en aposición (carril bici, estado miembro, empresas líder, etc.). En general, solo el primer sustantivo suele llevar la marca de pluralaunque algunos casos presentan alternancias. Tanto palabras clave o copias pirata como palabras claves copias piratas son expresiones posibles y correctas.
  4. Sustantivos epicenos. El género gramatical del sustantivo y el sexo del ser animado al que designa no coinciden: «La personaje principal»; lo correcto sería «El personaje (femenino) principal».
  5. de tipo o de carácter + adjetivo. El adjetivo que expresa dicha característica ha de ir en masculino singular, pues debe concordar con las palabras tipo o carácter:  «una razón de tipo estratégica»; lo correcto sería de tipo o de carácter estratégico.

Concordancia verbal

Es la que se establece entre el verbo y su sujeto: coincidencia de número y persona.

«Los perros estaban preparados para la lluvia» (3ª persona del plural)

recomendaciones lingüísticas, concordancia, concordancia gramatical, perros

Algunos casos especiales de la concordancia verbal

  1. Varios elementos unidos por una conjunción copulativa. Si los elementos coordinados se refieren a entidades distintas, el verbo va en plural: «Las prisas y los nervios le jugaron una mala pasada»; pero si se refieren a una misma cosa o se trata de elementos gramaticalmente neutros, el verbo va en singular: «La poeta y dramaturga recibió el premio», «No le gusta que la interrumpan y la molesten mientras trabaja».
  2. Los nombres colectivos pueden ser determinados, como familia orquesta, y entonces concuerdan en singular, o indeterminados, como grupo docena, caso en el que es posible la concordancia tanto en singular como en plural: «La orquesta tocó mi canción favorita», «Un grupo de manifestantes ocupó/ocuparon las calles».
  3. La mayoría, el resto, la mitad, el diez por ciento, etc. En general, es posible poner el verbo tanto en singular (concordando con el sustantivo cuantificador) como en plural (concordando con el sustantivo plural), siendo más habitual la concordancia en plural: «La mayoría de los electores concurrieron a la votación»/ «La mayoría de los electores concurrió a la votación». En el caso de los porcentajes, con el verbo ser se emplea el plural: «El 30 % de los habitantes son médicos».
  4. uno de los que + verboLa concordancia gramaticalmente más correcta es la que lleva el verbo en plural: «Fue uno de los que llegaron a la meta».

Para más información sobre aspectos de concordancia gramatical, consulta la página correspondiente del Diccionario panhispánico de dudas.


Fuente: DPD, RAE, Fundéu

Monosílabos y otras palabras con tilde diacrítica

Esta semana, en la entrada de recomendaciones lingüísticas hablamos sobre qué es la tilde diacrítica y sobre qué palabras en español la llevan.

¿Qué es la tilde diacrítica?

La tilde diacrítica sirve para distinguir dos palabras de uso frecuente que se escriben igual pero que tienen significados distintos. Normalmente son de categorías gramaticales distintas y no deberían llevar tilde según las normas generales de acentuación.

Muchos de los usos de la tilde diacrítica en español afectan a palabras monosílabas, aunque de acuerdo con la Ortografía de la lengua española, las palabras monosílabas se escriben sin tilde, salvo en los limitados casos de tilde diacrítica. Por lo tanto, las formas verbales del pasado diovio, fue, así como lio, fio, rio guio, entre otras, se escriben sin tilde por ser monosílabas.

 Esta es la lista de los monosílabos que llevan tilde diacrítica:

1. Tú (pronombre personal)/ tu (adjetivo posesivo): « te crees que tu perro es muy listo».

tilde diacrítica, recomendaciones lingüísticas, ortografía

2. Él (pronombre personal)/ el (artículo): «Él escucha atento el susurro de la niña».

3. Mí (pronombre personal)/ mi (adjetivo posesivo): «A me encanta jugar con mi perro».

4. Sí (pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo)/ si (conjunción o nota musical): «, parece que si sigue así, se va a quedar dormido».

5.  (sustantivo ‘infusión’)/ te (pronombre o letra te): «Por lo que veo, el rojo es el que más te gusta».

6. Dé (forma del verbo dar)/ de (preposición o letra de): «Al perro de mi vecino le encanta que le huesos».

7. Sé (forma del verbo ser saber)/ se (pronombre, indicador de impersonalidad o de marca refleja): « que no se debe fumar aquí».

8. Más (adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo)/ mas (conjunción adversativa equivalente a pero): «Hoy he trabajado más horas, mas me siento con energía».

También se aplica la tilde diacrítica en palabras polisílabas, como los interrogativos y exclamativos cómocuándocuánto (a)dónde, o también en los interrogativos y exclamativos quécuálcuánquién.

Además, hay que recordar que según la Ortografía de la lengua española del año 2010, no llevan tilde ni los demostrativos esteese aquel, funcionen como pronombres o como determinantes; ni la palabra solo, ya sea adjetivo o adverbio (en este último caso el uso de la tilde solamente se admite si existe riesgo de ambigüedad, aunque no necesario).

La Academia señala también que la tilde diacrítica «no se emplea en español para distinguir pares de palabras de igual forma y distinto significado que siempre son tónicas, como di del verbo decir di del verbo dar», ambas sin tilde.


Fuente: Fundéu

El agua, mucha agua: sustantivos femeninos con /a/

¿La agua o el agua? ¿Este agua o esta agua? En esta entrada sobre recomendaciones lingüísticas te explicamos las normas de uso de artículos y otros determinantes delante de sustantivos femeninos que comienzan por /a/.

Artículo ante sustantivos femeninos que comienzan por /a/

El artículo definido femenino la toma la forma el cuando va antepuesto a sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica (la vocal tónica de una palabra es aquella en la que recae el acento de intensidad: [água]). Gráficamente ha, por lo tanto:

la agua > el agua

la hacha > el hacha

Ante sustantivos que comienzan por /a/ átona se usa hoy, únicamente, la forma la: la amapola, la habitación.

Este cambio solo se da cuando el artículo precede inmediatamente al sustantivo, y no cuando entre ambos se interpone otro elemento: el agua fría, pero la mejor agua; el hacha del leñador, pero la afilada hacha.

Puesto que estas palabras son femeninas, los adjetivos deben concordar siempre en femeninoel agua clara, el hacha afilada (y no el agua claro, el hacha afilado).

Este fenómeno solo se produce ante sustantivos, y no ante adjetivos (la árida tierra).

En el caso del artículo indefinido, la forma femenina una se sustituye por un ante sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónicaun águila, un hacha. Aunque no se considera incorrecto, hoy es infrecuente en estos casos el uso de la forma una: una águila, una hacha.

recomendaciones lingüísticas, recomendaciones linguisticas, Esta agua, el agua, mucha agua

Apócope, ¿sí o no?

Los determinantes indefinidos alguna y ninguna pueden adoptar las formas apocopadas (algún alma, ningún alma) o mantener las formas plenas (alguna alma, ninguna alma). Sin embargo, es más frecuente que se usen las formas apocopadas.

Si entre el indefinido y el sustantivo se interpone otra palabra, no se produce nunca la apócope: alguna majestuosa águila, ninguna afilada hacha. También cuando el adjetivo va pospuesto debe concordar en femenino con el sustantivoalgún águila majestuosa, ningún hacha afilada (no algún águila majestuoso, algún hacha afilado).

Al tratarse de sustantivos femeninos, con los demostrativos este, ese, aquel o con cualquier otro adjetivo determinativo, como todo, mucho, poco, otroetc., deben usarse las formas femeninas correspondientes: esta hacha, aquella misma arma, toda el agua, mucha hambre, etc. (y no este hacha, aquel mismo arma, todo el agua, mucho hambre, etc.)

Por otra parte, todos los numerales compuestos que contienen el numeral simple uno, una se comportan de la misma manera y se apocopan ante sustantivos femeninos que comienzan por /a/ tónica: ventiún águilas, ventiún hachas, pero ventiuna mujeres, ventiuna amapolas.


Fuente: RAE, DPD
Foto destacada: Dan Carlson
Foto: Jeremy Bishop

Fundéu: portal de consultas lingüísticas en español

¿Qué es la Fundéu?

fundéu, fundeu, buscador, recomendaciones lingüísticas

La Fundación del Español Urgente, Fundéu, es una página web donde se incluyen recomendaciones, consultas y una selección de noticias y artículos relacionados con el español y su uso en los medios.

Su objetivo es impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación. Nacida en el año 2005 fruto de un acuerdo entre la Agencia Efe y el banco BBVA, trabaja asesorada por la Real Academia Española.

El equipo de la Fundéu está formado por periodistas, lingüistas, lexicógrafos, ortotipógrafos, correctores y traductores.

¿Qué encontramos en la página de la Fundéu?

La Fundéu publica diariamente recomendaciones lingüísticas fijando su foco en los temas de actualidad que se tratan en la prensa y que pueden dar lugar a dudas sobre su escritura. Así, se pueden encontrar desde recomendaciones sobre cómo referirse a aspectos de la La guerra de las galaxias hasta pautas para la transcripción del ruso o recomendaciones sobre el uso preferencial de términos propios sobre estrangerismos. Por ejemplo, a raíz del fin del famoso roaming, nos recomiendan optar por la forma «itinerancia».

Además, ofrecen respuestas a consultas sobre cuestiones lingüísticas por correo electrónico, por teléfono y a través de las redes sociales.

diccionarios, consultas lingüísticas, dudas lingüísticas, Fundéu, Fundeu

Buscar por categorías

Si queremos consultar el archivo de recomendaciones y consultas, podemos buscar por glosarios temáticos (ciencia y tecnología, deportes, economía, etc), por orden alfabético, por tipos de duda (gramática, léxico, ortografía, etc.) o por tipos de unidad (conjunciones, sustantivos, preposiciones, etc.).

En la web también podemos encontrar la sección «Especiales», con contenidos adicionales como el micrositio de La palabra del año, glosarios terminológicos como el del mundo de la moda y mucho más.

Por otra parte, la Fundéu gestiona la Wikilengua del español, un sitio abierto y participativo enfocado a los hablantes que quieren información práctica sobre la norma, el uso y el estilo del español.

 

Diferencias entre cuando menos y cuanto menos

Es frecuente encontrar y oír errores en el uso de cuando menos cuanto menos. Si no sabes cuándo se debe usar una u otra expresión te lo explicamos a continuación en esta entrada de recomendaciones lingüísticas.

Cuando menos cuanto menos

No debe usarse cuanto menos con el sentido de ‘por lo menos, como mínimo’. Lo correcto en este caso es cuando menos:

«No cabe duda de que este gato está, cuanto menos, relajado».

«No cabe duda de que este gato está, cuando menos, relajado».

recomendaciones lingüísticas, cuando menos y cuanto menos

Cuanto menos

La locución cuanto menos, en cambio, se utiliza en expresiones en las que dos elementos de una misma frase están relacionados entre sí. Si menos va seguido de un sustantivocuanto debe concordar con él en género y número: «Cuantos menos dulces comas, mejor para tu salud». Si lo que sigue a menos es un adjetivocuanto permanece invariable: «Cuanto menos sedentarios sean tus hábitos, mejor». Mientras menos es variante coloquial aceptable de cuanto menos: «Mientras menos sepas, mejor». 

Por otra parte, en algunos países de América se ha extendido el empleo de la expresión entre menos como equivalente de cuanto menos, y aunque no se considera propiamente un uso culto, no debe rechazarse. Sin embargo, no es aceptable el uso de contra menos en lugar de cuanto menos:

 «Contra menos salgas de la cama, antes te recuperarás».

«Cuanto menos salgas de la cama, antes te recuperarás».

Aquí tienes un vídeo elaborado por la Fundación del Español Urgente (Fundéu) que resume muy bien lo que hemos expuesto:

A menos de/ a menos que

Ambas formas introducen una condición con una salvedadA menos que va seguida de un verbo en la forma subjuntiva y se puede substituir por ‘a no ser que’. «Llegaremos a tiempo, a menos que haya mucho tráfico». Si lo que sigue es un infinitivo, se emplea a menos de«No se puede cruzar, a menos de estar el semáforo en verde».

La forma a menos de que no es correcta y se trata de un caso de dequeísmo, seguramente por el cruce de las dos formas anteriores.

«No aceptará participar en la película, a menos de que él sea el protagonista».

«No aceptará participar en la película, a menos que él sea el protagonista».


Fuentes: FundéuDiccionario panhispánico de dudas
Foto destacada: Brendan Church

Adverbios con posesivos: ¿encima de mí o encima mío?

Empezamos el año con una nueva entrada sobre recomendaciones lingüísticas y os hablamos sobre los posesivos y comentamos errores habituales cuando se combinan con adverbios.

Según las normas del español peninsular, los posesivos no pueden acompañar a los adverbios como por ejemplo cerca, detrás, delante, debajo, dentro, encima, enfrente, etc. Por lo tanto, no podremos decir *encima mío o *detrás tuyo, sino encima de mí o detrás de ti.

El origen de este error podría deberse a la equiparación del complemento preposicional introducido por la preposición de (encima de Laura) con los complementos posesivos (el perro de Laura). La diferencia está en que en el primer caso el núcleo es un adverbio (encima) y en el segundo es un sustantivo (perro).

Los adjetivos posesivos pueden complementar a un sustantivo, pero no a un adverbio, por lo que:

el perro de Laura = su perro o el perro suyo

encima de Laura ≠ *encima suyo ni *encima suya

Por lo tanto, si queremos saber si una expresión con un adjetivo posesivo es correcta, tenemos que fijarnos en si el núcleo es un sustantivo o no:

al lado suyo (correcto, lado es un sustantivo)

*cerca suyo/suya (incorrecto, cerca es un adverbio)

recomendaciones lingüísticas, posesivos

Otra forma de saberlo es anteponer el posesivo y ver si queda bien:

a su lado = al lado suyo (correcto)

su cerca cerca suyo (incorrecto)

Pero cuidado con alrededor de. En este caso, podemos usar los posesivos, pues se trata de la contracción de la partícula al y el sustantivo, hoy muy poco usado, rededor: alrededor tuyo.

Además, es importante recordar que el posesivo debe concordar en género con el sustantivo al que acompaña:

al lado de Laura = al lado suyo, no *al lado suya (lado es masculino).

Sin embargo, en los registros coloquiales, así como en países de Hispanoamérica, en algunas zonas meridionales de la península ibérica y en Canarias, estas expresiones están muy extendidas. Simplemente, no se recomienda su uso en la lengua culta.

Fuentes: Fundéu y Real Academia

Cómo se escriben las direcciones en español

En esta entrada sobre recomendaciones lingüísticas hablamos sobre el formato de las direcciones y de cómo escribirlas correctamente.

El formato de las direcciones postales

Aunque cada vez se escriban menos cartas, (quizás solo la que enviamos a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente) una de las cosas que más anotamos y que, paradójicamente, más nos hacen dudar al escribirlas son las direcciones. ¿Cómo se abrevian los nombres de las calles? ¿Cuándo hay que poner coma? Y los ordinales, ¿cómo se abrevian?

Os solucionamos estas dudas y todas las relacionadas sobre cómo se escriben las direcciones en español a continuación.

Nombres de calles

Los sustantivos genéricos que encabezan los nombres de las vías urbanas se escriben con minúscula inicial, a no ser que sea al principio de línea o después de un punto. Sin embargo, el término específico, que es un nombre propio, tiene que ir en mayúscula: calle Mayor, paseo de la Castellana.

Cuando el nombre de la calle está formado por varias palabras, todas las significativas se escriben con mayúscula inicial, es decir, se excluyen los artículos y las preposiciones: c/ Primero de Mayo.

En general, se recomienda escribir enteros los nombres de las vías urbanas, aunque si se trata de textos muy sintéticos como formularios, se pueden abreviar:

calle: c., también c/ y cl.

avenida: av.; avd.; avda.

paseo: p.º

plaza: pza., también pl. y plza.

recomendaciones lingüísticas, direcciones

Ordinales

En las direcciones se usa la representación numérica de los ordinales para referirse al número del edificio, del piso y de la puerta. En español, los ordinales se abrevian con el número seguido de un punto y de la letra volada º o ª en función de si es femenino o masculino:

1.º, 1.ª

2.º, 2.ª

3.º, 3.ª

En las direcciones, en España se escribe coma entre el nombre de la calle y el número del inmueble y, a continuación, el piso o la planta: c/ Balmes, 195, 7.º 2.ª.

Fuente: Fundéu y DPD