Etiqueta: catalán

El condicional de rumor: ¿correcto o incorrecto?

En esta nueva entrada de recomendaciones lingüísticas nos ocuparemos del condicional. Concretamente comentaremos la idoneidad del llamado condicional de rumor y el uso de distintos tiempos verbales para la construcción de oraciones condicionales.

¿Es recomendable el condicional de rumor?

El condicional de rumor no es gramaticalmente incorrecto, pero los manuales de estilo periodísticos desaconsejan su uso porque presenta una información no confirmada como noticia.

Es una forma de no comprometerse con la veracidad del contenido de un enunciado. Así ni se afirma ni se niega, sino que simplemente se transmite la información.

El perro se habría escapado para seguir a su amo a Bali.

El origen de este uso del condicional es el francés. Algunas fuentes recomiendan limitar su uso y apostar por otras formas conjeturales para poner de relieve que la información que se transmite no está del todo confirmada. Por ejemplo: «al parecer», «tal vez», «quizás», «probablemente», «todo apunta que», «puede que», «podría», «se conoce que», «se supone que», «se comenta que», etc.

En algunos casos citar la fuente permite prescindir del condicional. Esto también permite reforzar la certidumbre y/o la calidad de los datos expuestos:

Según los trabajadores de la aerolínea, el perro habría intentado embarcar en el avión.

Además, cabe tener en cuenta que en algunos casos la expresión de este condicional de rumor puede malinterpretarse. Esto se debe a que ya no sabemos si se trata de una duda o de una posibilidad que no se realizó:

El perro habría embarcado en el avión destino a Bali (de haberle sido posible).

expressar probabilitat, recomanacions lingüístiques,

Tiempos verbales compuestos en las oraciones condicionales

En las oraciones condicionales con tiempos compuestos, si la condición se refiere al pasado, se puede usar el pluscuamperfecto de subjuntivo en la parte que expresa la condición (prótasis) y el condicional compuesto o el condicional simple en el posible resultado (apódosis):

Si hubiera/hubiese podido, habría subido al avión con su amo. (preferentemente la forma en -ra, aunque también se admite la forma en -se)

Si hubiera/hubiese podido, ahora estaría volando camino de Bali.

También se puede emplear el pluscuamperfecto de subjuntivo en las dos partes:

Hubiera/hubiese subido al avión si le hubieran/hubiesen dejado.

Sin embargo, no es correcto el uso del condicional compuesto en la condición (prótasis):

Si lo habría sabido, te lo hubiera dicho.

Si tienes que producir textos y tienes estas dudas (o cualquier otra), solicita una revisión experta. En Ampersand Traducciones contamos con correctores profesionales que ajustarán tus textos a la normativa. Pídenos un presupuesto sin compromiso.

Arreando, que es gerundio. Usos incorrectos del gerundio

En esta nueva entrada de recomendaciones lingüísticas hablaremos de un tema que suele generar dudas en español: ¿cuáles son los usos incorrectos del gerundio?

¿Qué es el gerundio?

El gerundio es, junto con el participio y el infinitivo, una forma verbal no personal y tiene valor adverbial. Termina en -ando en los verbos de la primera conjugación (cantar > cantando), y en -iendo en los de la segunda (comer > comiendo) y en los de la tercera (salir > saliendo). Además, el gerundio sirve para formar perífrasis verbales, como estoy cantando, continúo comiendo, sigo saliendo.

Criterios normativos del gerundio

Tradicionalmente, el gerundio debe cumplir las tres condiciones siguientes para que se considere correcto:

  1. que actúe como adverbio (complemento circunstancial) o como verbo;
  2. que exprese una acción simultánea o anterior a la del verbo principal, o que sea tan inmediata que se pueda percibir como simultánea;
  3. que el sujeto del gerundio y el del verbo principal sean el mismo o que le gerundio tenga un sujeto propio. Con verbos de percepción física el sujeto puede ser el complemento directo del verbo principal: «Oí a los pájaros cantando».

Usos incorrectos del gerundio

Gerundio de posterioridad

Aunque podemos encontrar numerosos ejemplos de este uso en textos clásicos, hoy en día se considera incorrecto el uso del gerundio cuando solo introduce una sucesión temporal.

 Compró sellos, estámpandolos luego en los sobres que debía enviar.

En estos casos, es recomendable buscar reformulaciones del tipo «Compró sellos y los estampó luego en los sobres que debía enviar» o «Habiendo comprado sellos, los estampó en los sobres que debía enviar».

gerundio, usos incorrectos del gerundio, recomendaciones lingüísticas
El gato se tumbó, cayendo dormido al instante.

Sin embargo, este tipo de gerundio se considera más aceptable cuando la posterioridad es tan inmediata que casi parece simultaneidad o cuando se observa una relación de tipo causal entre el verbo principal y el gerundio:

Salió del bar, dirigiéndose a su trabajo.

Lo empujó con fuerza, tumbándolo al suelo de imprevisto.

La Nueva gramática de la lengua española (2009) indica que «en caso de duda entre la interpretación de simultaneidad y la de posterioridad, se recomienda evitar la construcción de gerundio, sobre todo si no es posible relacionar la oración principal y la subordinada de gerundio mediante algún tipo de inferencia causal o consecutiva.

Gerundio especificativo

Se trata de un galicismo. El gerundio actúa como lo haría un adjetivo especificativo o una oración subordinada adjetiva.  En la mayoría de casos, debería sustituirse por que + verbo en forma personal.

 Se ha modificado la ley penalizando el maltrato animal. Se ha modificado la ley que penaliza el maltrato animal.

 Hemos leído un cartel anunciando una huelga. > Hemos leído un cartel que anunciaba una huelga.

La gramática normativa solo admite dos gerundios especificativos: hirviendo y ardiendo«Necesitaremos una olla de agua hirviendo»; «Se quemó con una vela ardiendo».

El gerundio partitivo

Este uso incorrecto del gerundio se emplea para hacer una precisión sobre un subconjunto o parte de un todo:

 Vieron pasar volando a tres aves, siendo dos de ellas muy coloridas.

La solución es suprimir el gerundio e introducir una expresión partitiva con pronombre relativo (entre los que o los cuales / de los cuales), y transformar el verbo ser o estar en una forma personal:

Vieron pasar volando a tres aves, dos de las cuales eran muy coloridas.

Los usos incorrectos del gerundio descritos en esta entrada están recogidos por las principales obras normativas, como la RAE. Sin embargo, no podemos descartar que lleguen a admitirse algún día, teniendo en cuenta la frecuencia con que se emplean en algunos casos.

El equipo de correctores de Ampersand Traducciones tiene una gran experiencia en la corrección de textos de todo tipo y garantiza la calidad lingüística de los textos revisados así como la adecuación a la normativa vigente.

 

Normativa catalana: ¿ya aplicas los cambios?

«En capítulos anteriores» te hemos hablado de algunos de los cambios más destacados de la última reforma de la normativa catalana (2016). La magnitud de dicha reforma es tal que es muy difícil, por no decir imposible, repasarla íntegramente desde este humilde blog. Por este motivo, habíamos optado por ofrecerte información únicamente sobre los aspectos más destacados de esta amplia reforma.

No obstante, algunos de estos aspectos son muy visibles, y hemos detectado que la información no ha llegado a una parte del público general. Para muestra un botón: algunos clientes nos llaman quejándose de que nos hemos dejado acentos en las traducciones que les enviamos. Por este motivo, hemos decidido contarte algunos de estos cambios que ya aplicamos a nuestras traducciones y que pueden ser un poco sorprendentes.

Normativa catalana

¿Cambios? ¿Qué cambios?

La desaparición de un gran número de acentos diacríticos es, sin lugar a dudas, el aspecto más destacado de esta renovación de la normativa catalana. Sin embargo, existen otros aspectos que también conviene destacar. A continuación tienes los más evidentes, tanto en lo referente a la ortografía como a la gramática:

  • Desaparición de un gran número de acentos diacríticos. Seguramente, lo más evidente es la ausencia de acento en palabras como soc, dona o adeu. Solo quedan 15 diacríticos. Si quieres más información, la encontrarás en esta entrada de nuestro blog (en catalán).
  • Cambios en la apostrofación de determinadas palabras. Ya podemos apostrofar palabras como anormalitat. Encontrarás más información en esta entrada que preparamos en nuestro blog (en catalán).
  • en + infinitivo / al + infinitivo. Hasta hace poco se tenía que utilizar la primera forma, pero ahora ya se acepta la segunda. Encontrarás más información en esta ficha del Optimot.
  • Alternancia en/a ante oraciones de infinitivo. Con la nueva gramática, las dos preposiciones son correctas, aunque en los registros más formales se prefiere el uso de a. Encontrarás más información en esta ficha del Optimot.
  • (No) cambio de preposiciones ante el infinitivo. Hasta hace poco, las expresiones como: El mètode es basa en actuar no se aceptaban, y era necesario cambiar la preposición: El mètode es basa a actuar. Con la nueva gramática, ya no es necesario realizar el cambio.
  • Cambios en las combinaciones de pronombres débiles. En casos como este: Dona-li la tovallola a l’Anna = Dona-la-hi, ya podemos utilizar la forma Dona-l’hi. La forma no abreviada sigue siendo válida y se reserva para los registros más formales (más información en el Optimot). También se acepta ho en casos en que, antes de la reforma, se tenía que utilizar el. Ejemplo: és el degà o no ho és? / és el degà o no l’és?
  • Expresión de la hora. Hasta hace poco solo se aceptaban expresiones con la estructura un quart de set. Ahora también se aceptan las variantes como les sis i quart, aunque con ciertos matices.

¿Estos son todos los cambios de la normativa catalana?

No. Estos son los cambios de la normativa catalana que más nos han llamado la atención, pero hay muchísimos más. Valga decir que la nueva ortografía tiene 232 páginas y que la nueva gramática tiene más de 1.400. Así, pues, entenderás que no comentemos todos los cambios con detalle. De todos modos, como puedes apreciar, la mayoría de los cambios implican la ampliación de casos aceptados, y no un recorte. Por este motivo, es posible que algunos profesionales abracen las nuevas tendencias y que otros sigan usando las antiguas. Cabe destacar que ambas opciones son correctas.

Si quieres ampliar un poco más la información para acabar de hacerte una idea de los cambios, puedes consultar el resumen que preparó Albert Pla Nualart, jefe lingüístico del periódico Ara. También encontrarás información en el Optimot, en la sección dedicada a la nueva gramática. Y si no sabes qué es el Optimot, lee nuestra entrada (en catalán) sobre este fantástico recurso.

En resumen, pues, en Ampersand os ofrecemos traducciones con la calidad habitual, aunque quizás os soprenderá alguno de los aspectos que han cambiado con la reforma. No dudes en pedirnos presupuesto o información para proyectos concretos.

 

¿Oír o escuchar? ¿Son verbos sinónimos?

En esta nueva entrada sobre recomendaciones lingüísticas nos ocuparemos de la distinción, a menudo poco respetada, entre dos verbos de uso muy frecuente en español: ¿oír o escuchar? «Habla más alto que no te escucho/oigo».

Oír o escuchar: diferencias

Por supuesto, ambos verbos son correctos pero tienen matices de significado diferentes, por lo que no deberían ser intercambiables en todos los contextos. Estas son las definiciones que recoge el Diccionario de la lengua española de la RAE:

escuchar 1tr. Prestar atención a lo que se oye. «¿Me escuchas cuando te hablo?»

3intr. Aplicar el oído para oír algo. «Escucha, ya están aquí.»

oír 1. tr. Percibir con el oído los sonidos. «Oí un trueno 

De estas definiciones se desprende que la acción de escuchar es voluntaria e implica intencionalidad por parte del sujeto, a diferencia de oír, que solo implica la percepción del sonido sin hacer hincapié en la intencionalidad.

oír o escuchar, oír, escuchar, recomendaciones lingüísticas, español correcto, RAE, oir o escuchar

Preferencias de uso

Sin embargo, una de las acepciones de oír que recoge la RAE nos indica que este verbo tiene un significado más general que escuchar y puede usarse en lugar de este, algo que ocurría ya en el español clásico y sigue ocurriendo hoy, con palabras derivadas y giros como oyentederecho a ser oídoaudiencia

oír 4. tr. Asistir a la explicación que el maestro hace de una facultad para aprenderla. Oyó teología. Oyó al catedrático.

Según el DPD, el uso de escuchar en lugar de oír es menos justificable cuando se refiere simplemente a la acción de percibir un sonido sin intencionalidad por parte del sujeto. No obstante, se trata de un uso que también existe desde época clásica y sigue vigente hoy, especialmente entre autores americanos, por lo que no se debería censurar.

Por lo contrario, otras fuentes consideran que hoy en día se hace un empleo abusivo de escuchar en vez de oír y que esto supone someter a la lengua a un uso impreciso, que no es lícito ni loable, puesto que no aporta variedad ni belleza al lenguaje y va en detrimento de la claridad de la información.

Según esto, en ejemplos como los siguientes, sería preferible el uso de oír:

«¿Se me escucha bien?» > «¿Se me oye bien?»

«La cinta estaba estropeada y no se escuchaba la grabación.» > «La cinta estaba estropeada y no se oía la grabación.»


Fuentes: DPD, Fundéu, CVC

Concordancia gramatical: ¿palabras clave o claves?

En esta entrada de recomendaciones lingüísticas comentamos algunos casos especiales sobre concordancia gramatical que pueden generar dudas.

La concordancia gramatical es la norma que exige que distintos elementos de una oración concuerden entre ellos. Según esto, entonces, ¿se debe decir «El 23 por ciento de las empresas crece» o «El 23% de las empresas crecen»? y ¿sería «La cebolla y la zanahoria picada» o «La cebolla y la zanahoria picadas»?

Empecemos por el principio. Se pueden distinguir dos tipos de concordancia:

La concordancia nominal

Es la que establece el sustantivo con el adjetivo y los determinantes que lo acompañan: coincidencia de género y número.

«Esos perritos dormilones» (determinante, sustantivo y adjetivo en masculino plural)

concordancia, concordancia gramatical, recomendaciones lingüísticas, perros

Algunos casos especiales de la concordancia nominal

  1. Adjetivo pospuesto que califica a dos o más sustantivos coordinados. Se recomienda que el adjetivo vaya en plural y en masculino: «Tiene el pelo y la barba enmarañados». Si ambos sustantivos son femeninos el adjetivo coordinará en femenino: «la cebolla y la zanahoria picadas».
  2. Adjetivo antepuesto que califica a dos o más sustantivos coordinados. Lo normal es que concuerde solo con el más próximo, tanto en género como en número: «La indispensable vigilancia y control nocturnos brillan por su ausencia».
  3. Dos sustantivos en aposición (carril bici, estado miembro, empresas líder, etc.). En general, solo el primer sustantivo suele llevar la marca de pluralaunque algunos casos presentan alternancias. Tanto palabras clave o copias pirata como palabras claves copias piratas son expresiones posibles y correctas.
  4. Sustantivos epicenos. El género gramatical del sustantivo y el sexo del ser animado al que designa no coinciden: «La personaje principal»; lo correcto sería «El personaje (femenino) principal».
  5. de tipo o de carácter + adjetivo. El adjetivo que expresa dicha característica ha de ir en masculino singular, pues debe concordar con las palabras tipo o carácter:  «una razón de tipo estratégica»; lo correcto sería de tipo o de carácter estratégico.

Concordancia verbal

Es la que se establece entre el verbo y su sujeto: coincidencia de número y persona.

«Los perros estaban preparados para la lluvia» (3ª persona del plural)

recomendaciones lingüísticas, concordancia, concordancia gramatical, perros

Algunos casos especiales de la concordancia verbal

  1. Varios elementos unidos por una conjunción copulativa. Si los elementos coordinados se refieren a entidades distintas, el verbo va en plural: «Las prisas y los nervios le jugaron una mala pasada»; pero si se refieren a una misma cosa o se trata de elementos gramaticalmente neutros, el verbo va en singular: «La poeta y dramaturga recibió el premio», «No le gusta que la interrumpan y la molesten mientras trabaja».
  2. Los nombres colectivos pueden ser determinados, como familia orquesta, y entonces concuerdan en singular, o indeterminados, como grupo docena, caso en el que es posible la concordancia tanto en singular como en plural: «La orquesta tocó mi canción favorita», «Un grupo de manifestantes ocupó/ocuparon las calles».
  3. La mayoría, el resto, la mitad, el diez por ciento, etc. En general, es posible poner el verbo tanto en singular (concordando con el sustantivo cuantificador) como en plural (concordando con el sustantivo plural), siendo más habitual la concordancia en plural: «La mayoría de los electores concurrieron a la votación»/ «La mayoría de los electores concurrió a la votación». En el caso de los porcentajes, con el verbo ser se emplea el plural: «El 30 % de los habitantes son médicos».
  4. uno de los que + verboLa concordancia gramaticalmente más correcta es la que lleva el verbo en plural: «Fue uno de los que llegaron a la meta».

Para más información sobre aspectos de concordancia gramatical, consulta la página correspondiente del Diccionario panhispánico de dudas.


Fuente: DPD, RAE, Fundéu

Parejas equívocas: ¿hecho o echo? ¿Deber o deber de?

Dedicaremos esta entrada de recomendaciones lingüísticas a comentar las diferencias entre algunas expresiones que en ocasiones pueden llevar a confusión. Se trata del uso de las palabras siguientes: echo, echa, echas y hecho, hecha, hechas; deber y deber de.

Echo de «echar» y hecho de «hacer»

  • El verbo echar tiene varias acepciones según el contexto, pero a grandes rasgos significa algo como «tirar», «poner o depositar» y «expulsar». No debe escribirse con h- inicial, error frecuente en las formas de presente echo, echa, echas, por homofonía con las formas del participio de hacer (hecho, hecha, hechas).

Echo una carta al buzón.

Echa más sal al guiso.

Echó a los violentos del local.

Echarás sangre, sudor y lágrimas.

Algunas expresiones de uso frecuente con el verbo echar son:

echar en falta echar de menos: notar la falta (de alguien o algo)

echar(se) a perder: estropear(se)

echar(se) atrás: no cumplir una promesa o compromiso. 

echar(se) a + infinitivo: con algunos verbos, perífrasis que indica el comienzo de la acción expresada por el infinitivo [echar(se) a volar, echar(se) a correr].

  •  Las formas hecho, hecha, hechas corresponden al participio del verbo hacer y que se escriben con h, al igual que el sustantivo masculino hecho («cosa que se hace o que sucede»).

Este invierno ha hecho mucho frío.

Ha dejado hecha la cena.

Una vez hechas todas las preguntas, proseguimos.

Algunas expresiones de uso frecuente con el participio de hacer son:

dar por hecho: considerar que algo esperado ya se ha realizado

haberla hecho buena: equivocarse, hacer algo perjudicial para un fin determinado

Me encanta leer. De hecho, leería en cualquier parte.

echo, recomendaciones lingüísticas, echo o hecho, deber o deber de

¿Deberdeber de?

El verbo deber puede funcionar como auxiliar para perífrasis de infinitivo:

  • deber + infinitivo. Denota obligaciónDebemos llegar a un acuerdo al final de esta semana.
  • deber de + infinitivo. Denota probabilidad o suposición: Debe de haber salido, porque no contesta.

Por lo tanto, no es apropiado usar deber de + infinitivo con sentido de obligación:  Debería de hacer más ejercicio. 

Sin embargo, para indicar posibilidad o suposición sí se puede emplear deber tanto con la preposición de como sin ella: Deben de ser las nueve, Deben ser las nueve.


Fuente: RAE, DPD, Fundéu
Foto: Laëtitia Buscaylet

Monosílabos y otras palabras con tilde diacrítica

Esta semana, en la entrada de recomendaciones lingüísticas hablamos sobre qué es la tilde diacrítica y sobre qué palabras en español la llevan.

¿Qué es la tilde diacrítica?

La tilde diacrítica sirve para distinguir dos palabras de uso frecuente que se escriben igual pero que tienen significados distintos. Normalmente son de categorías gramaticales distintas y no deberían llevar tilde según las normas generales de acentuación.

Muchos de los usos de la tilde diacrítica en español afectan a palabras monosílabas, aunque de acuerdo con la Ortografía de la lengua española, las palabras monosílabas se escriben sin tilde, salvo en los limitados casos de tilde diacrítica. Por lo tanto, las formas verbales del pasado diovio, fue, así como lio, fio, rio guio, entre otras, se escriben sin tilde por ser monosílabas.

 Esta es la lista de los monosílabos que llevan tilde diacrítica:

1. Tú (pronombre personal)/ tu (adjetivo posesivo): « te crees que tu perro es muy listo».

tilde diacrítica, recomendaciones lingüísticas, ortografía

2. Él (pronombre personal)/ el (artículo): «Él escucha atento el susurro de la niña».

3. Mí (pronombre personal)/ mi (adjetivo posesivo): «A me encanta jugar con mi perro».

4. Sí (pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo)/ si (conjunción o nota musical): «, parece que si sigue así, se va a quedar dormido».

5.  (sustantivo ‘infusión’)/ te (pronombre o letra te): «Por lo que veo, el rojo es el que más te gusta».

6. Dé (forma del verbo dar)/ de (preposición o letra de): «Al perro de mi vecino le encanta que le huesos».

7. Sé (forma del verbo ser saber)/ se (pronombre, indicador de impersonalidad o de marca refleja): « que no se debe fumar aquí».

8. Más (adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo)/ mas (conjunción adversativa equivalente a pero): «Hoy he trabajado más horas, mas me siento con energía».

También se aplica la tilde diacrítica en palabras polisílabas, como los interrogativos y exclamativos cómocuándocuánto (a)dónde, o también en los interrogativos y exclamativos quécuálcuánquién.

Además, hay que recordar que según la Ortografía de la lengua española del año 2010, no llevan tilde ni los demostrativos esteese aquel, funcionen como pronombres o como determinantes; ni la palabra solo, ya sea adjetivo o adverbio (en este último caso el uso de la tilde solamente se admite si existe riesgo de ambigüedad, aunque no necesario).

La Academia señala también que la tilde diacrítica «no se emplea en español para distinguir pares de palabras de igual forma y distinto significado que siempre son tónicas, como di del verbo decir di del verbo dar», ambas sin tilde.


Fuente: Fundéu

Fundéu: portal de consultas lingüísticas en español

¿Qué es la Fundéu?

fundéu, fundeu, buscador, recomendaciones lingüísticas

La Fundación del Español Urgente, Fundéu, es una página web donde se incluyen recomendaciones, consultas y una selección de noticias y artículos relacionados con el español y su uso en los medios.

Su objetivo es impulsar el buen uso del español en los medios de comunicación. Nacida en el año 2005 fruto de un acuerdo entre la Agencia Efe y el banco BBVA, trabaja asesorada por la Real Academia Española.

El equipo de la Fundéu está formado por periodistas, lingüistas, lexicógrafos, ortotipógrafos, correctores y traductores.

¿Qué encontramos en la página de la Fundéu?

La Fundéu publica diariamente recomendaciones lingüísticas fijando su foco en los temas de actualidad que se tratan en la prensa y que pueden dar lugar a dudas sobre su escritura. Así, se pueden encontrar desde recomendaciones sobre cómo referirse a aspectos de la La guerra de las galaxias hasta pautas para la transcripción del ruso o recomendaciones sobre el uso preferencial de términos propios sobre estrangerismos. Por ejemplo, a raíz del fin del famoso roaming, nos recomiendan optar por la forma «itinerancia».

Además, ofrecen respuestas a consultas sobre cuestiones lingüísticas por correo electrónico, por teléfono y a través de las redes sociales.

diccionarios, consultas lingüísticas, dudas lingüísticas, Fundéu, Fundeu

Buscar por categorías

Si queremos consultar el archivo de recomendaciones y consultas, podemos buscar por glosarios temáticos (ciencia y tecnología, deportes, economía, etc), por orden alfabético, por tipos de duda (gramática, léxico, ortografía, etc.) o por tipos de unidad (conjunciones, sustantivos, preposiciones, etc.).

En la web también podemos encontrar la sección «Especiales», con contenidos adicionales como el micrositio de La palabra del año, glosarios terminológicos como el del mundo de la moda y mucho más.

Por otra parte, la Fundéu gestiona la Wikilengua del español, un sitio abierto y participativo enfocado a los hablantes que quieren información práctica sobre la norma, el uso y el estilo del español.

 

Diferencias entre cuando menos y cuanto menos

Es frecuente encontrar y oír errores en el uso de cuando menos cuanto menos. Si no sabes cuándo se debe usar una u otra expresión te lo explicamos a continuación en esta entrada de recomendaciones lingüísticas.

Cuando menos cuanto menos

No debe usarse cuanto menos con el sentido de ‘por lo menos, como mínimo’. Lo correcto en este caso es cuando menos:

«No cabe duda de que este gato está, cuanto menos, relajado».

«No cabe duda de que este gato está, cuando menos, relajado».

recomendaciones lingüísticas, cuando menos y cuanto menos

Cuanto menos

La locución cuanto menos, en cambio, se utiliza en expresiones en las que dos elementos de una misma frase están relacionados entre sí. Si menos va seguido de un sustantivocuanto debe concordar con él en género y número: «Cuantos menos dulces comas, mejor para tu salud». Si lo que sigue a menos es un adjetivocuanto permanece invariable: «Cuanto menos sedentarios sean tus hábitos, mejor». Mientras menos es variante coloquial aceptable de cuanto menos: «Mientras menos sepas, mejor». 

Por otra parte, en algunos países de América se ha extendido el empleo de la expresión entre menos como equivalente de cuanto menos, y aunque no se considera propiamente un uso culto, no debe rechazarse. Sin embargo, no es aceptable el uso de contra menos en lugar de cuanto menos:

 «Contra menos salgas de la cama, antes te recuperarás».

«Cuanto menos salgas de la cama, antes te recuperarás».

Aquí tienes un vídeo elaborado por la Fundación del Español Urgente (Fundéu) que resume muy bien lo que hemos expuesto:

A menos de/ a menos que

Ambas formas introducen una condición con una salvedadA menos que va seguida de un verbo en la forma subjuntiva y se puede substituir por ‘a no ser que’. «Llegaremos a tiempo, a menos que haya mucho tráfico». Si lo que sigue es un infinitivo, se emplea a menos de«No se puede cruzar, a menos de estar el semáforo en verde».

La forma a menos de que no es correcta y se trata de un caso de dequeísmo, seguramente por el cruce de las dos formas anteriores.

«No aceptará participar en la película, a menos de que él sea el protagonista».

«No aceptará participar en la película, a menos que él sea el protagonista».


Fuentes: FundéuDiccionario panhispánico de dudas
Foto destacada: Brendan Church

¡Chist! ¿Ya lo sabes todo sobre las onomatopeyas?

La onomatopeya es una palabra formada a partir de la imitación de un sonido o un ruido, es decir, de su percepción acústica. Como la percepción es subjetiva, las onomatopeyas difieren en distintos idiomas. También se llama así la figura retórica que consiste en el uso de onomatopeyas.

Onomatopeyas: casos destacados

Las onomatopeyas cubren un campo amplísimo que va desde el ruido que se hace al andar hasta el de las campanas, pasando por un gran abanico de reproducciones sonoras como el ruido de la ropa, el de los medios de transportes y muchos otros. No obstante, hoy solo vamos a hablar de dos de los temas que más llaman la atención: animales y cómics.

Sonidos de animales

onomatopeyas, animales
Fuente: Soundimals.

Es curioso ver cómo se escriben los sonidos de los animales en distintos idiomas. Os mostramos algunos ejemplos, aunque puede haber otras opciones para cada idioma:

  • Pájaro: alemán: tschiep, tschiep; japonés: pyu pyu; griego: tsiutsiu; inglés: tweet-tweet; francés: cui-cui; italiano: cip cip; castellano: pío, pío; catalán: piu-piu o xiu-xiu.
  • Gallo: alemán: kikeriki; neerlandés: kukeleku; francés: cocorico; japonés: kokekokkoo; inglés: cock-a-doodle-doo; castellano: quiquiriquí; catalán: quicquiriquic.
  • Perro: alemán: wau-wau; francés: ouah-ouah; inglés: woof-woof; japonés: wan wan; italiano: bau bau; castellano: guau, guau; catalán: bub-bub.

Cómics

onomatopeyas
Astérix, el famoso galo de las aventuras de Goscinny y de Uderzo.

El género del cómic se caracteriza principalmente por la reproducción de la lengua oral en forma escrita, hasta el punto de que cuando leemos tenemos la sensación de estar escuchando lo que pasa en las viñetas. En este sentido, uno de los elementos clave del lenguaje oral son las onomatopeyas. Algunas típicas del género pueden ser:

  • Expresión de dolor: francés: aïe, ouille; inglés: argh, ouch, augh; japonés: u; castellano: ay, uy; catalán: ahaiohoiui.
  • Llanto: francés: hiii-hiii, ouinn; inglés: boo-hoo; japonés: eeee, miiii, hu-e; castellano: buaaa; catalán: buaaà (o buààà).
  • Golpe: francés: paf, baf; inglés: bam, sock, bash; castellano: zas, paf; catalán: clacpofpim-pam.

El «sonido simbólico» del japonés

Un caso especial lo encontramos en japonés y en el manga, claro. En japonés se utilizan mucho las onomatopeyas, más allá de los simples efectos sonoros como el de un teléfono (ring) o de algo que se cae al suelo (paf o plof).

Existe un número incalculable de onomatopeyas que también adoptan funciones verbales y adverbiales y que en algunos casos hacen referencia a acciones, estados o emociones que no necesariamente tienen un sonido asociado. Por lo tanto, se trata de una especie de «sonido simbólico» o fonosimbolismo, que es la idea de otorgar un valor psicológico a las vocales y a las consonantes. Asimismo podemos encontrar onomatopeyas para sonidos como la lluvia (para para), para el calor del sol (poka poka), para la cualidad de «desordenado» o «confuso» (gocha gocha) o para el adverbio «tímidamente» (osoru osoru).

Apuntes sobre las onomatopeyas en castellano

  • Las onomatopeyas formadas por repetición de uno o varios elementos se escriben normalmente con comas, pero pueden unirse con guion si se trata de una sucesión unitaria y continua: ja, ja, ja / ta-ta-ta-ta.
  • Cuando se unen con guion, cada elemento también es independiente a efectos de acentuación: blablablá, pero bla-bla-bla (cada elemento es un monosílabo).
  • También se pueden usar los puntos suspensivos para un largo espacio de tiempo entre sonidos: toc... toc… toc…
  • Las onomatopeyas pueden ser un recurso para la formación de nuevas palabras: piar, miar (derivación), el tictac del reloj, el gluglú del pavo (sustantivación).
  • Para expresar énfasis, no son raros los alargamientos de las onomatopeyas, en ocasiones incluso con secuencias consonánticas: chssss! (para pedir silencio), ¡buuuum! (un estallido fuerte).

Para más información, puedes realizar una consulta en el buscador en línea de la Nueva gramática de la lengua española de la Real Academia Española o buscar en esta lista elaborada por José Martínez de Sousa y recogida por la página web de la Fundación del Español Urgente.