N. de la T.
Traducción y otros animales
día del libro

El Día del Libro también es para los niños

día del libroCelebramos de nuevo el Día del Libro y, en Cataluña, celebramos Sant Jordi, jornada de libros y rosas. Y un lunes con un buen libro como compañía es menos lunes, ya sea comprado o tomado prestado de la biblioteca del barrio. El año pasado nos acordamos de los traductores, ya que en Ampersand tenemos debilidad por ellos. Este año dedicamos nuestra entrada a los más jóvenes que, cada vez más, reciben algún libro o cuento por este día.

La literatura infantil y juvenil vive una época de sobrexplotación editorial. Esto no siempre facilita la tarea a los adultos que intentan acercar la lectura a sus jóvenes. No todos los libros son literatura, y el mercado no siempre mantiene los estándares de calidad deseables. Cada niño es diferente y cada momento vital tiene su libro; acertar ya es harina de otro costal. Podemos ceñirnos al canon, comprar un superventas, un clásico, una novedad, una rareza o pedir ayuda.

¿Necesitas orientación para el Día del Libro?

Una maestra, un bibliotecario o un librero nos pueden orientar a la hora de decantarnos por una obra u otra. También en internet encontraremos una gran variedad de páginas y blogs dedicados a este género y a la animación a la lectura. Un conocido blog reconvertido en web es El cocodrilo azulcon un vasto contenido. ¡Mira la cantidad de categorías entre las que puedes buscar!

Herramientas para dar alas a la creatividad

Otra forma de celebrar el Día del Libro sería elaborar tu propio libro infantil. O mejor: que lo creen los propios niños. La web Storybird es una atractiva herramienta para crear tus historias. La página está en inglés, pero ¡no se ha escrito nada de los cobardes! Ellos te facilitan las imágenes y tú pones el texto. Además, al completarlo puedes compartirlo o incluso encargarlo en papel.

Cómo dar en el clavo

Para quien no tenga tiempo de informarse (y, menos aún, de crear su propio material), aquí van algunas recomendaciones. A partir de los ocho años tenemos la saga El pequeño vampiro, de Angela Sommer-Bodenburg. Es un clásico que no falla. Esta novela, además de tener ilustraciones, puede inocular el gusanillo de la lectura y animar a leer otras aventuras de este peculiar vampiro-niño. Los que prefieran las aventuras intergalácticas tienen la exitosa serie Alex Colt. Cadete espacial, de Juan Gómez-Jurado. Una opción canónica sería alguna trama de Los cinco, de Enid Blyton, o La historia interminable, de Michael Ende.

día del libroApostar a caballo ganador con adolescentes sería regalar Harry Potter y la piedra filosofal, de J.K. Rowling. En cambio, quienes prefieran algo más cercano a la realidad puede escoger entre la multitud de novelas de Gemma Lienas y su personaje Carlota, como El diario violeta de Carlota.

Casi todas las recomendaciones son colecciones. No es casualidad. En cualquier caso, lo importante es que lean, que tengan libertad de elección y que no se les juzgue. Quien no haya leído basura de la que se avergüenza, que tire la primera piedra. Pero no importa: «No hay libro tan malo que no tenga alguna cosa buena», nos consuelan Plinio y El Quijote. Si de verdad se trata de azuzar el espíritu lector de los jóvenes y que no sean meros receptores, deben leer en total libertad. Así lo entendió Montaigne: «El niño no es una botella que hay que llenar, sino un fuego que es preciso encender».

día del libro

 

 

Déjanos un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *