Etiqueta: costes de traducción

¿Cómo se calcula un presupuesto de traducción?

La forma más habitual de estimar el precio de un servicio de traducción es aplicar una tarifa por palabra del documento original que se va a traducir. Así, pues, el cálculo para el presupuesto es bastante sencillo: precio de la traducción = n.º de palabras x tarifa/palabra + IVA.

Otro aspecto que tiene que quedar muy claro es a qué idioma hay que traducir, puesto que a menudo las tarifas varían en función de la combinación de idiomas del encargo.

Hasta aquí, todo bien, pero… ¿qué se considera palabra por traducir? Y es que, a veces, esta fórmula puede generar dudas sobre qué se incluye y qué no en el recuento de palabras a partir del cual se calcula el precio del servicio de traducción.

¿En el presupuesto de traducción se incluyen los números?

En muchos casos, los textos que recibimos para traducir contienen números que, obviamente, también tienen que constar en el texto traducido y, por tanto, se incluyen en el recuento. Por otra parte, aunque a primera vista pueda parecer que los números no se tienen que traducir, cabe tener en cuenta lo siguiente:

números, presupuesto de traducción

  • Según la combinación de idiomas, habrá que adaptar la representación de los valores numéricos. Por ejemplo: en inglés los millares se representan con una coma, mientras que en español se suele hacer con un punto. Otros idiomas los indican con espacios finos o apóstrofes.
  • En traducciones como las de cuentas anuales o de certificados académicos, el formato puede ser complejo y se tiene que respetar, especialmente en el caso de las tablas y los gráficos que reflejan las cifras de resultados, pérdidas y ganancias o de calificaciones académicas, créditos, asignaturas, etc. Por eso, además, la traducción de este tipo de documentos comporta un trabajo añadido de formateado.

Esta frase sí, esta no…

La comprensión de un texto se fundamenta en la disposición lógicacoherente de sus contenidos, lo cual confiere unidad al discurso. Un texto cohesionado es un texto ordenado en el que el tránsito de un contenido a otro facilita la construcción del significado global. En definitiva, un texto es una unidad de significado y, para un traductor, entender correctamente el significado es fundamental para generar una traducción adecuada.

¿Qué pasa, pues, cuando nos piden traducir textos incompletos con fragmentos eliminados y frases a medias para ahorrar en el precio de la traducción? Pues que el traductor no dispone de esta unidad de significado que proporciona un texto completo y se podrían perder matices o, incluso, se podrían cometer errores por falta de información.

Por lo tanto, recomendamos que siempre que sea posible se envíen a traducir textos completos con el máximo contexto posible.

¿Qué hacemos con las marcas comerciales?

marcas comerciales, traducciónEn la mayoría de casos no hace falta traducir las marcas comerciales, pero sí que tienen que aparecer en el texto traducido y, por ello, tienen que incluirse en el presupuesto. Asimismo, es recomendable que los traductores puedan corroborar que no hay ningún problema con mantener el nombre comercial en el idioma de destino. Así evitaremos casos como estos. Pero eso ya escapa a la fase del presupuesto…

Un caso aparte: las traducciones juradas

Un caso particular es el de las traducciones juradas, porque precisamente su función consiste en acreditar que todo lo que consta en la traducción es exactamente lo que aparece en el documento original. Por eso, el traductor, con el objetivo de recrear fielmente el contenido del documento, hará constar firmas, números, sellos, logotipos, direcciones, nombres… Y, por supuesto, todo lo que consta en la traducción y requiere tiempo de trabajo se tiene que tener en cuenta en el precio del servicio.

¿Quieres saber el precio exacto del servicio que necesitas? Solicita un presupuesto de traducción sin compromiso o escríbenos para más información.

Ventajas de traducir con glosarios terminológicos

¿Su empresa utiliza glosarios terminológicos en sus traducciones?

Muchos clientes de traducción utilizan glosarios terminológicos porque ofrecen numerosas ventajas. Un glosario no es más que un listado de términos y expresiones junto con la traducción deseada. Lo puede crear usted mismo estableciendo la terminología que quiere que los traductores utilicen en sus traducciones, y también lo puede crear la empresa de traducción a medida que va realizando traducciones para su empresa.

El uso de un glosario le permitirá determinar tanto el vocabulario como las expresiones, con lo que, entre otras cosas, conseguirá que los textos sean más coherentes y homogéneos y evitará la posibilidad de encontrar terminología distinta en un mismo documento.

Seguramente, conseguir que la documentación sea legible y coherente gracias a un lenguaje controlado es un objetivo de su empresa. Pero los beneficios son aún mayores. Al homogeneizar los contenidos, también podrá reutilizar los textos en distintos tipos de manuales y documentos, con el consiguiente ahorro de costes.

Además, si el vocabulario y las expresiones de dichos textos están controlados, se podrán traducir con mayor facilidad con traductores humanos que utilicen las nuevas tecnologías de traducción (especialmente memorias de traducción) o con sistemas de traducción automática.

Esta estrategia del uso de glosarios terminológicos combinado con tecnologías de la traducción le permitirá no sólo ahorrar costes de traducción, sino también conseguir una ventaja competitiva respecto a la competencia a la hora de preparar la documentación para el mercado global de una manera mucho más ágil y eficaz.

Por ello, le aconsejamos que consulte con su agencia de traducción la posibilidad de disponer de un glosario terminológico propio para su empresa, ya que su uso ofrece numerosas ventajas.

 

6 pasos para reducir los costes de traducción

Es muy probable que su empresa se haya preguntado en más de una ocasión cómo reducir los costes de traducción sin que la calidad se vea afectada.

En este post explicaremos cuáles son los factores que intervienen a la hora de determinar los costes de traducción para que, así, su organización pueda actuar en consecuencia y minimizar el coste correspondiente.

costes de traducción, presupuesto, glosarios terminológicos, herramientas TAO

Lo primero que hay que saber es que los costes de traducción dependen de varios factores, por lo que es habitual encontrar diferencias de precios en función de las características del servicio ofrecido y/o solicitado.

A continuación damos algunas indicaciones que le pueden ayudar a reducir los costes de traducción en su empresa:

  1. Identificar qué documentación es necesario traducir en función de cada mercado y del público objetivo al que se dirige: cuando una empresa decide entrar en un mercado extranjero, es importante adaptar la documentación de la empresa al idioma del mercado local. En nuestro post «Traducir para exportar» podrá ver qué tipo de documentación suele ser necesario traducir.
  2. Contratar servicios profesionales: hay diferentes tipos de servicios de traducción, que responden a necesidades distintas y que van desde la traducción automática a la contratación de agencias de traducción, sin olvidar a los traductores independientes. Cuando se trata de traducir documentación destinada a los clientes o que va a salir de la compañía, es necesario contratar los servicios de una agencia de traducción profesional. En un principio, el precio será más alto, ya que el coste de una traducción realizada por un traductor profesional suele ser superior al de una traducción realizada por traductores inexpertos o poco profesionales, pero le será mucho más rentable pagar un precio un poco más alto y asegurarse de que la traducción sea de calidad en lugar de tener que encargar dos o tres veces el mismo trabajo por haber elegido al traductor equivocado…
  3. Disponer de plazos de entrega razonables: los plazos de entrega son uno de los factores que más afectan en el momento de reducir los costes de traducción. Si se requiere una traducción profesional, ésta deberá ser realizada por un traductor humano cualificado, que requiere un tiempo mínimo determinado por debajo del cual no es posible realizar una traducción de calidad. A título informativo, se calcula que un traductor puede traducir, de media, unas 10 páginas al día. Todos los encargos que requieran plazos inferiores al indicado implicarán unos costes de traducción más elevados y, también, una disminución de la calidad de la traducción, ya que muy probablemente la traducción se tendrá que dividir entre varios traductores, con lo que se perderá la coherencia del estilo y de la terminología utilizados.
  4. Facilitar la documentación que se tiene que traducir en un formato de texto editable siempre que sea posible, ya que facilitará el trabajo al traductor y le permitirá utilizar herramientas de ayuda a la traducción a fin de optimizar la calidad y reducir los costes.
  5. Utilizar herramientas tecnológicas de traducción asistida: Contratar una agencia de traducción que utilice herramientas de traducción asistida como, por ejemplo, memorias de traducción o glosarios terminológicos que permitan optimizar los recursos, ofrecer traducciones con la máxima calidad y reducir los costes de traducción.
  6. Contratar agencias de traducción estables: al contratar a una agencia de traducción, contrata a un equipo de traductores profesionales de todos los idiomas y sectores que utilizan la infraestructura y la tecnología necesarias para poderle dar respuesta a todas sus necesidades de traducción, independientemente de la combinación de idiomas, del formato o de la dimensión del proyecto.

La gestión de sus traducciones y, sobre todo, la custodia de los recursos lingüísticos que caracterizan y diferencian estratégicamente su documentación exigen una agencia de traducción sólida y profesional como Ampersand Traducciones, que le garantice estabilidad a lo largo del tiempo y una infraestructura tecnológica que asegure la salvaguarda de sus activos lingüísticos.