N. de la T.
Traducción y otros animales

Gastronomia II: cocina portuguesa, otra cocina mediterránea

Tras visitar Japón, esta semana vamos a un destino más cercano, pero a veces algo olvidado: Portugal. Tanto si prefieres comer carne o pescado como si lo tuyo son los dulces o lo que te gusta es un buen vino, la cocina portuguesa es para ti.

Las siete maravillas de la cocina portuguesa

La gastronomía portuguesa se clasifica dentro de la cocina mediterránea, pero recibe influencias de otros lugares. Es muy rica: para poder probar todos los platos de la cocina portuguesa necesitarías muchos más días de los que suelen durar las vacaciones. Para que sea más fácil escoger, en 2011 se hizo una votación popular para escoger las siete maravillas de la gastronomía de Portugal. Estos son los platos ganadores:

Alheira de Mirandela. La alheira es una especie de embutido, parecido a una butifarra, hecha con carne de cerdo, de ave, pan, aceite, manteca, ajo y pimentón. Suele servirse como entrante, frita y acompañada de verduras, arroz o patatas fritas, entre otros. La de Mirandela tiene denominación de origen.

Alheira de Mirandela, cocina portuguesa

Queijo Serra da Estrela. Se trata de un queso de leche de oveja, de los más famosos en todo el mundo con este ingrediente. Procede de la región de Serra da Estrela que le da nombre. Es un queso curado, de textura algo blanda y mantecosa, de color blanco o amarillento y de sabor suave.

Queijo Serra da Estrela, cocina portuguesa
Foto: Turismo de Portugal Centro

Caldo verde. Las sopas son un plato muy habitual en la cocina portuguesa. Esta sopa se hace con patata y col o berza, ingrediente que le aporta su color característico. Es típica de la zona norte de Portugal, aunque la receta se ha extendido por todo el país. Suele comerse como primer plato o como colación, especialmente en fin de año.

Caldo verde, cocina portuguesa
Foto: Olivia’s Cuisine

Sardinhas assadas. Las sardinas a la brasa son un plato sencillo, pero muy gustoso y de los más famosos de la gastronomía portuguesa. Suelen hacerse sardinhadas durante las fiestas populares. Si no te gusta esta forma de cocinarlas, en la cocina portuguesa encontrarás muchas más.

Sardinhas assadas, cocina portuguesa

Arroz de marisco. El arroz de marisco es un arroz caldoso preparado con varios tipos de marisco, como gambas, almejas, buey de mar, langosta, mejillones, berberechos, etc. Según la región donde estés, la receta incorpora unos u otros ingredientes.

Arroz de marisco, cocina portuguesa
Foto: Iberismos

Leitão da Bairrada (o assado à Bairrada). Cochinillo cocinado según la forma tradicional de la zona de Bairrada, con adobo de sal, pimienta, aceite, ajo, manteca, laurel, perejil y aceite, y asado en un horno de leña. Suele servirse acompañado de patatas cocidas con piel.

Leitão da Bairrada, cocina portuguesa
Foto: Rota da Bairrada

Pastel de Belém. Estos pastelitos de hojaldre relleno de crema se preparan según la receta original y secreta de la Fábrica dos Pastéis de Belém. Pueden comprarse pastelitos parecidos en otros lugares, pero en ese caso se trata simplemente de «pastéis de nata».  Están buenísimos espolvoreados con canela.

Pastéis de Belém, cocina portuguesa

Y si aún tienes hambre…

Además de los famosos pastéis de Belém, en Portugal puedes encontrar innumerables dulces y pasteles: cada región tiene el suyo. Muchos se originaron en las recetas que se hacían en los conventos, principalmente con azúcar, yema de huevo (a menudo para aprovechar las sobrantes cuando se utilizaban las claras como apresto) y frutos secos.

Entre estos encontramos los ovos moles de Aveiro (literalmente, huevos blandos de Aveiro), confeccionados con almíbar y yema de huevo y recubiertos por una oblea, con formas diversas.

Ovos moles de Aveiro, cocina portuguesa
Foto: Portugal Confidential

Otro de los más famosos es el pudim abade de Priscos, un tipo de budín típico de Braga que, además de los ingredientes habituales de este postre, incorpora tocino y vino de Oporto.

Pudim abade de Priscos, cocina portuguesa
Foto: Braga Cool

Otra receta con huevo que puedes probar son los travesseiros de Sintra, un pastelito de hojaldre relleno de crema de huevo y almendras. Si visitas Sintra, también puedes aprovechar para comer las famosas queijadas, unos pastelitos de requesón.

Queijada de Sintra, Travesseiro de Sintra, cocina portuguesa
Foto: Doces Portugueses

Otro bollo muy conocido en Portugal es la bola de berlim, inspirada en el Berliner alemán. A diferencia de este, está relleno de crema pastelera en lugar de confitura de frutos rojos.

Bola de Berlim, cocina portuguesa
Foto: Doces Regionais

Y si eres de los que no pueden vivir sin chocolate, una última recomendación: el salame de chocolate. Por fuera puede parecer un embutido, pero es un pastel hecho con chocolate y galletas que suelen comer los niños, ¡pero que es bueno a cualquier edad!

Salame de chocolate, cocina portuguesa
Foto: Da Cozinha à Mesa

Y para beber…

Portugal es un país con una gran tradición vinícola que hará feliz a cualquier amante del buen vino: encontrarás variedades para acompañar cualquiera de los sabrosos platos de la cocina portuguesa. ¡No dejes de probar los famosos vinho do Porto y vinho verde!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+

Déjanos un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *