Etiqueta: inglés

¡Chist! ¿Ya lo sabes todo sobre las onomatopeyas?

La onomatopeya es una palabra formada a partir de la imitación de un sonido o un ruido, es decir, de su percepción acústica. Como la percepción es subjetiva, las onomatopeyas difieren en distintos idiomas. También se llama así la figura retórica que consiste en el uso de onomatopeyas.

Onomatopeyas: casos destacados

Las onomatopeyas cubren un campo amplísimo que va desde el ruido que se hace al andar hasta el de las campanas, pasando por un gran abanico de reproducciones sonoras como el ruido de la ropa, el de los medios de transportes y muchos otros. No obstante, hoy solo vamos a hablar de dos de los temas que más llaman la atención: animales y cómics.

Sonidos de animales

onomatopeyas, animales
Fuente: Soundimals.

Es curioso ver cómo se escriben los sonidos de los animales en distintos idiomas. Os mostramos algunos ejemplos, aunque puede haber otras opciones para cada idioma:

  • Pájaro: alemán: tschiep, tschiep; japonés: pyu pyu; griego: tsiutsiu; inglés: tweet-tweet; francés: cui-cui; italiano: cip cip; castellano: pío, pío; catalán: piu-piu o xiu-xiu.
  • Gallo: alemán: kikeriki; neerlandés: kukeleku; francés: cocorico; japonés: kokekokkoo; inglés: cock-a-doodle-doo; castellano: quiquiriquí; catalán: quicquiriquic.
  • Perro: alemán: wau-wau; francés: ouah-ouah; inglés: woof-woof; japonés: wan wan; italiano: bau bau; castellano: guau, guau; catalán: bub-bub.

Cómics

onomatopeyas
Astérix, el famoso galo de las aventuras de Goscinny y de Uderzo.

El género del cómic se caracteriza principalmente por la reproducción de la lengua oral en forma escrita, hasta el punto de que cuando leemos tenemos la sensación de estar escuchando lo que pasa en las viñetas. En este sentido, uno de los elementos clave del lenguaje oral son las onomatopeyas. Algunas típicas del género pueden ser:

  • Expresión de dolor: francés: aïe, ouille; inglés: argh, ouch, augh; japonés: u; castellano: ay, uy; catalán: ahaiohoiui.
  • Llanto: francés: hiii-hiii, ouinn; inglés: boo-hoo; japonés: eeee, miiii, hu-e; castellano: buaaa; catalán: buaaà (o buààà).
  • Golpe: francés: paf, baf; inglés: bam, sock, bash; castellano: zas, paf; catalán: clacpofpim-pam.

El «sonido simbólico» del japonés

Un caso especial lo encontramos en japonés y en el manga, claro. En japonés se utilizan mucho las onomatopeyas, más allá de los simples efectos sonoros como el de un teléfono (ring) o de algo que se cae al suelo (paf o plof).

Existe un número incalculable de onomatopeyas que también adoptan funciones verbales y adverbiales y que en algunos casos hacen referencia a acciones, estados o emociones que no necesariamente tienen un sonido asociado. Por lo tanto, se trata de una especie de «sonido simbólico» o fonosimbolismo, que es la idea de otorgar un valor psicológico a las vocales y a las consonantes. Asimismo podemos encontrar onomatopeyas para sonidos como la lluvia (para para), para el calor del sol (poka poka), para la cualidad de «desordenado» o «confuso» (gocha gocha) o para el adverbio «tímidamente» (osoru osoru).

Apuntes sobre las onomatopeyas en castellano

  • Las onomatopeyas formadas por repetición de uno o varios elementos se escriben normalmente con comas, pero pueden unirse con guion si se trata de una sucesión unitaria y continua: ja, ja, ja / ta-ta-ta-ta.
  • Cuando se unen con guion, cada elemento también es independiente a efectos de acentuación: blablablá, pero bla-bla-bla (cada elemento es un monosílabo).
  • También se pueden usar los puntos suspensivos para un largo espacio de tiempo entre sonidos: toc... toc… toc…
  • Las onomatopeyas pueden ser un recurso para la formación de nuevas palabras: piar, miar (derivación), el tictac del reloj, el gluglú del pavo (sustantivación).
  • Para expresar énfasis, no son raros los alargamientos de las onomatopeyas, en ocasiones incluso con secuencias consonánticas: chssss! (para pedir silencio), ¡buuuum! (un estallido fuerte).

Para más información, puedes realizar una consulta en el buscador en línea de la Nueva gramática de la lengua española de la Real Academia Española o buscar en esta lista elaborada por José Martínez de Sousa y recogida por la página web de la Fundación del Español Urgente.

¿Por qué lo llaman género cuando quieren decir sexo?

Quién no ha dicho, oído o leído expresiones del tipo: concierto tributo, violencia de género, perfil bajo, cifras conservadoras, soporta Windows. Calcos que en un primer momento rascan como un arco deshilachado, pero que acaban por infiltrarse y moverse entre nosotros como si siempre hubieran estado ahí.

Calcos y préstamos del inglés en español

Selfi, RAE, calcos, préstamos, calcos y préstamosEl influjo del inglés en el español actual a ambos lados del atlántico es indudable, con la consecuente proliferación de calcos y préstamos. El DRAE define los calcos semánticos como la «adopción de un significado extranjero para una palabra ya existente en una lengua». También los hay de sentido, de forma, de norma, etc. que ya han sido ampliamente explicados en la literatura académica. Este fenómeno natural, dada la mencionada influencia de los países anglosajones, no es necesariamente negativo y cuenta con fervorosos activistas cuya entrega en ocasiones roza el paroxismo: abran cualquier revista de moda y alucínense. Y hablando de moda, venga un vídeo bromista a este respecto.

En general, se producen de forma inadvertida para el hablante y se adoptan por diversos motivos, uno de los principales es las traducciones descuidadas.

De ahí lo oportuno de poner en evidencia este abuso, y valgan cuatro calcos innecesarios como botón de muestra:

calcos, español, préstamos, calcos y préstamos

  • Un tributo es un impuesto, no un homenaje. Tal vez un homenaje a Hacienda, pero ya me entienden.
  • Un santuario no es un refugio ni un rincón recoleto, así que nada de convertir la casa en un santuario, a no ser que el fervor religioso se apodere de uno.
  • Un pastel está bueno, riquísimo, lo que ustedes quieran, pero no delicioso, que además queda cursi a tope.
  • Pero la palma se la lleva género. Por favor, las personas, animales y plantas tienen sexo, no género, cuyo uso incluye de regalo un tufillo mojigato.

Utilizar una expresión extraña cuando existen formas naturales en la lengua receptora es del género bobo, si me permiten la retranca. Sobre todo cuando se hace con alevosía como en el último ejemplo. Aquí les dejo una prueba de ello, que no evidencia.

Finalmente, el hablante es libre de utilizar la lengua como mejor le plazca, pero la traducción (vean cómo arrimo el ascua a mi sardina) debe ser realizada por un profesional que sea capaz de ver más allá de la aparente equivalencia.

préstamos, calcos y préstamos

 

 

Variantes del inglés: el inglés británico y el inglés americano

Hace siglos que los británicos desembarcaron en el otro lado del Atlántico e, inevitablemente, la distancia y el paso del tiempo han contribuido a que el inglés que se habla en el Reino Unido y el que se habla en Estados Unidos hayan seguido caminos distintos. En esta entrada comentaremos algunos de los rasgos diferenciales de las variantes del inglés en la lengua escrita, que es lo que nos ocupa en traducción.

variantes del inglés, inglés británico, inglés americano, I beg your pardon
«¿Cómo dice?». A esta señora británica se le quedó esta cara cuando un americano le habló de sus pants.

Es importante escoger a un traductor nativo y profesional que domine la variante de inglés que corresponda. Por eso, en Ampersand Traducciones os ofrecemos el servicio de traducción al inglés del Reino Unido y de Estados Unidos, entre otros.

Entonces, ¿cuáles son las principales diferencias? A primera vista, vemos que no hay acuerdo en la ortografía de algunas palabras (enlace en inglés):

 Reino UnidoEstados Unidos
Palabras acabadas en:-re/-ercentre
center
-our/orflavourflavor
-ise/-izeapologise/apologizeapologize
-yse/-yzeanalyseanalyze
-ence/-ensedefencedefense
-ogue/-ogdialoguedialog/dialogue
Palabras acabadas en vocal seguida de “l”travelledtraveled
Palabras con doble vocalleukaemialeukemia

Aunque esto no impide que los lectores de ambos países entiendan un texto, optar por la grafía más habitual de cada variante del inglés puede hacer sentir al lector más cómodo con el contenido del texto; esto es clave si pensamos en la traducción publicitaria.

No obstante, lo que puede causar más problemas de comprensión e incluso malentendidos es la elección del léxico y de la terminología. Veamos algunos ejemplos de palabras que tienen significados diferentes en las dos variantes del inglés:

  • Jumper: en el Reino Unido es un jersey de invierno, lo que en Estados Unidos llaman sweater. En cambio, en Estados Unidos jumper puede referirse a un pichi, un vestido sin mangas que se lleva encima de una camisa o camiseta (pinafore dress en el Reino Unido).
  • Pants: en el Reino Unido son calzoncillos, pero en Estados Unidos pantalones. En el Reino Unido pantalones son trousers, mientras que en Estados Unidos a los calzoncillos se les llama underpants.
  • First floor: en el Reino Unido se refiere al piso que hay justo encima de la planta baja, la cual se llama ground floor. En cambio, en Estados Unidos el first floor designa la ground floor británica: el piso que hay encima del sótano (basement) y, por lo tanto, el que hay a nivel de calle.
  • Public school: en el Reino Unido es una escuela privada de secundaria donde los alumnos estudian internados y, en cambio, en Estados Unidos es una escuela pública, es decir, financiada por el Estado. Las escuelas públicas en el Reino Unido son state schools.

En otros casos, las variantes del inglés simplemente no coinciden en el nombre de un concepto determinado; sus hablantes incluso podrían desconocer el significado del término usado por los hablantes de la otra variante. Aquí tenéis algunos ejemplos bastante comunes:

Reino UnidoEstados Unidossignificado
pavementsidewalkacera
boottrunkmaletero del coche
chemistdrugstorefarmacia
crispschipspatatas de bolsa
flatapartmentpiso (vivienda)
footballsoccerfútbol
full stopperiodpunto a final de frase
holidayvacationvacaciones
liftelevatorascensor
mobile phonecell phoneteléfono móvil
lorrytruckcamión
petrolgas; gasolinegasolina
tramcable car; streetcartranvía

A veces tampoco coinciden en los préstamos de otras lenguas. Es el caso de «calabacín» y «berenjena»: en el Reino Unido utilizan las palabras francesas courgette y aubergine, mientras que en Estados Unidos prefieren la italiana zucchini para «calabacín» y, para «berenjena», eggplant.

Finalmente, hay otro aspecto que, si no se tiene en cuenta, también puede confundir al lector: el formato de la fecha. En el Reino Unido utilizan el formato día/mes/año, como en castellano, mientras que en Estados Unidos es al revés, ponen el mes antes que el día. Por ejemplo, el 8 de marzo de 2005 fue el 8/3/2005 en el Reino Unido y el 3/8/2005 en Estados Unidos.

La lista (enlace en inglés) podría ser más larga. ¿Qué otros ejemplos de diferencias entre las variantes del inglés conocéis?

Recordad que, para evitar confusiones y hacer el discurso más natural para vuestro público objetivo, podéis recurrir a los servicios de los traductores profesionales de inglés de Ampersand Traducciones.

Wordreference: el éxito de los diccionarios en línea

Hoy en día, cuando tenemos una duda lingüística, ya no recorremos sistemáticamente a un diccionario de papel, sino a diccionarios en línea.

Internet nos ofrece un amplio abanico de herramientas de consulta, y las grandes obras de referencia no se han quedado al margen. Como exponemos en otras entradas de este blog, algunas obras de referencia como el Diccionari de la llengua catalana o el Diccionario de la lengua española han sabido apreciar la inmediatez y la facilidad de acceso que ofrecen los soportes en línea y están presentes en la red.

wordreference

En este sentido, uno de los primeros portales gratuitos de diccionarios en línea que apareció fue WordReference.com (1999), que actualmente sigue entre las webs más vistas del mundo y entre las 100 más visitadas en el Estado español. Y la pregunta es: ¿cuál es la clave del éxito de WordReference frente a todos los diccionarios en línea que encontramos en Internet?

Probablemente, el motivo principal es que reúne en una sola web recursos en 18 idiomas distintos: diccionarios bilingües, monolingües, de sinónimos, conjugaciones, etc., lo que la convierte en una de las herramientas más consultadas por todo tipo de usuarios, desde estudiantes de idiomas hasta traductores.

Por otro lado, combina diccionarios de referencia como el Diccionario de la lengua española (2005) o el Collins Spanish Dictionary (2005) con diccionarios propios de WordReference, en constante expansión y revisión. De esta forma, la gran variedad de fuentes nos permite contrastar la información que recibimos.

Recientemente, este diccionario en línea ha incorporado una nueva pestaña de búsqueda llamada «WR reverse», que funciona de la siguiente forma: si buscamos la traducción de la palabra bookworm en castellano, por ejemplo, en la pestaña «WR reverse», la web nos indicará en qué entradas del diccionario en castellano aparece dicha palabra. De esta forma disponemos de una herramienta adicional para buscar equivalencias en dos idiomas.

Asimismo, desde el verano de 2015, gracias a la iniciativa de la Dirección General de Política Lingüística de Cataluña, WordReference también dispone de un diccionario monolingüe de catalán, el Diccionari manual de la llengua catalana (Vox, 2011). En el futuro se prevé incluir también un diccionario bilingüe inglés-catalán y catalán-inglés.

Finalmente, otro factor que explica el éxito de WordReference es que ofrece una herramienta muy valorada por los usuarios: los foros de consulta. Desde 2004, podemos resolver dudas sobre el uso de la lengua o sobre traducción dirigiéndonos a hablantes nativos de un gran número de idiomas. Podemos utilizar muchos foros distintos: sobre gramática, vocabulario o terminología especializada de un determinado idioma, o dedicados a un idioma concreto como el húngaro, el finlandés, el hebreo, el coreano, el árabe, el polaco, etc.

Demanda de traducción en 2013 y previsiones para 2014

Un año más, la demanda de traducción de las empresas españolas mantiene las tendencias ya marcadas por el estudio ELAN de la Unión Europea, que ya comentamos en nuestro post sobre los idiomas a los que traducen las empresas españolas. Así, pues, los idiomas de destino más solicitados por dichas empresas durante el 2013 han sido el español y el inglés, seguidos por el francés, el alemán y el portugués. Esto refleja el interés de las empresas por ofrecer la información en los idiomas de más amplio alcance, como son el inglés y el francés.

Este último se encuentra en auge debido, entre otras cosas, al gran número de empresas, que, viendo la dificultad de vender en el mercado interior, han empezado a exportar a antiguas colonias francesas cuyos mercados les ofrecen oportunidades. Entre éstos destacan Argelia y Marruecos, dos mercados que han hecho aumentar la demanda de traducción al francés por parte de las empresas españolas.

Demanda de traducciónPor otro lado, es importante destacar el aumento de la demanda de traducción que han experimentado idiomas más exóticos como, por ejemplo, los de Europa del Este. Igual que en el caso anterior, ante la crisis española, un gran número de empresas han detectado oportunidades de venta para sus productos en estos países y han empezado a traducir su documentación al polaco, el rumano y el ruso con el objetivo de entrar en estos mercados emergentes. La demanda de traducción al chino también está experimentando una subida significativa, ya que China se ha situado como segunda economía mundial y muchas empresas españolas han empezado a exportar al gigante asiático.

Por sectores, las empresas que más traducciones han solicitado han sido las ingenierías y las consultoras, sin olvidar a los fabricantes industriales y las aseguradoras, que siguen teniendo un peso importante como clientes de traducción habitual.

En general, las empresas han optado por traducir contenidos comerciales y publicitarios y documentos financieros y legales. En referencia a la documentación comercial y publicitaria, los contenidos más traducidos han sido, en primer lugar, los contenidos de páginas web, seguidos de la traducción de catálogos, material promocional y notas de prensa. En cuanto a la documentación financiera y legal, las cuentas anuales, las escrituras y los contratos siguen siendo los principales documentos traducidos por las empresas españolas.

Las previsiones para el 2014 son el crecimiento de la demanda de traducción causado, a su vez, por el incremento de las exportaciones y la realidad de un mundo cada vez más globalizado, así como un aumento de la diversificación de los idiomas utilizados por las compañías en un intento de adaptarse a los nuevos mercados emergentes.

 

Para exportar, traducir al inglés no es suficiente

Si su empresa desea exportar, traducir al inglés los documentos de la compañía es un primer paso, pero no es suficiente ni esencial para ampliar sus negocios internacionales, ya que no todo el mundo habla o quiere hablar inglés. En referencia a esto, nos gustaría citar una de las muchas frases célebres del político alemán Willy Brandt:

«Si te estoy vendiendo, hablaré tu idioma, pero si me quieres vender algo, tienes que hablar alemán.»

A pesar de que el inglés es el idioma principal en el comercio internacional y que es el idioma preferido para las comunicaciones internas en las empresas multinacionales, ofrecer sus productos o servicios en el idioma local de la zona en la que está vendiendo puede ser un factor clave para aumentar las ventas, ya que mejorará la imagen de su compañía, le permitirá tener una mejor comunicación con sus clientes y, a su vez, aumentará el grado de satisfacción de los mismos porque despertará la empatía del público objetivo.

Por tanto, traducir al inglés es necesario para establecer los primeros contactos con sus clientes extranjeros, pero a medio plazo es necesario comunicarse en su idioma local. Asimismo, existen algunos mercados, como por ejemplo América Latina o Rusia, en los que es casi imposible establecer una relación comercial sin usar los idiomas locales.

Según el último estudio ELAN, además de traducir al inglés, las lenguas que las pymes deberán implementar en los próximos años son las siguientes:

motivos para traducir, vender en lengua local, traducir al inglés, exportar

En este contexto, aunque traducir al inglés seguirá siendo una tendencia importante, la necesidad de mantener la ventaja yendo más allá de este idioma se dejará sentir con más intensidad en los próximos años. Así lo constata también un estudio publicado en noviembre de 2005 por Byte Level Research, que concluyó que, aunque el inglés mantenía una posición predominante, idiomas como el chino, el ruso, el español o el portugués estaban creciendo a un mayor ritmo.