Etiqueta: formato InDesign

La traducción de archivos InDesign

Te han encargado la traducción de un archivo de InDesign y no sabes muy bien qué es ni si se puede traducir tal cual. La solución fácil es enviarlo a una empresa de traducciones sólida, como Ampersand, y dejar todo el proceso en nuestras manos. Sin embargo, también estaría bien saber qué es este formato, ¿verdad?

¿Qué es InDesign? ¿Y el desktop publishing?

La mayoría hemos oído hablar alguna vez del famoso desktop publishing (abreviado DTP en inglés). Pero… ¿qué es exactamente? En español se llama autoedición y consiste en la creación de documentos usando herramientas específicas de composición y diseño para crear una gran variedad de material maquetado para su publicación. Por ejemplo, las páginas de un libro o de una revista (digitales o en papel), manuales de instrucciones, menús de restaurante, folletos y carteles… Las posibilidades son ilimitadas.

En este sentido, hay una gran variedad de herramientas que, más allá de las limitaciones de los procesadores de texto, permiten crear documentos poniendo el énfasis en el diseño y la maquetación de la página, la estructura del texto, las tipografías, las imágenes, los enlaces y las referencias, etc.

Adobe InDesign, logo, archivos InDesignUna de las aplicaciones más conocidas del sector (y la que utilizan la mayoría de los diseñadores y editores profesionales para maquetar documentos) es Adobe InDesign, que salió al mercado por primera vez en 1999 como respuesta de Adobe al programa de la competencia, QuarkXpress.

Tratamiento de archivos InDesign

Cuando el cliente encarga la traducción de un archivo de InDesign, espera que la pieza se le devuelva perfectamente maquetada y encajada, a punto para imprimir. Sería ideal, ¿no? Sin embargo, hay que tener en cuenta hasta dónde llega el servicio que os proporciona la empresa de traducciones. En Ampersand, por ejemplo, te facilitaremos un archivo en el mismo formato que nos hayas enviado, pero cabe tener en cuenta algunos aspectos:

  • Si quieres que el archivo traducido se vea completo y mantenga las características originales de fuentes, gráficos e imágenes, nos tendrás que facilitar el archivo principal que contiene la estructura del documento (extensión indd o idml) y también los archivos enlazados (normalmente las imágenes y las fuentes tipográficas).
  • Es importante tener en cuenta que con la traducción, sobre todo entre idiomas muy distintos, la extensión del texto puede haber variado y, en ese caso, será necesario el trabajo posterior de un maquetador para ajustar y resituar las cajas de texto en función de la nueva extensión. Este trabajo no lo asume Ampersand, sino que recae en el cliente.
  • No todas las personas que nos encargan traducciones de InDesign tienen acceso a una licencia de este programa. En este caso, podemos generar un PDF para que veas como queda el archivo final, aunque si el texto es más largo que el original, es posible que no lo puedas ver entero en el PDF, ya que hay que hacer los retoques que hemos comentado más arriba.
  • Si por cualquier motivo no dispones del archivo InDesign y solo tienes, por ejemplo, un PDF, también podemos hacer la traducción. No obstante, en ese caso, lo que te mandaremos es un documento traducido en Word, sin imágenes ni enlaces, y será necesario volver a maquetarlo desde el principio. Evidentemente, esto conlleva más trabajo y más tiempo.

En resumen, trabajar directamente con los formatos de InDesign, ya sean nativos o de intercambio, ahorra mucho trabajo a ambas partes y es la manera ideal de traducir estos textos. Sin embargo, te quedará un pequeño trabajo de retoque para adecuar el nuevo documento al tamaño del texto traducido: mucho menos trabajo que si lo tuvieras que maquetar de nuevo.

Si quieres encargar la traducción de textos en este formato, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para que podamos hacer un presupuesto y resolver todas tus dudas sobre el servicio que os ofrecemos.

Traducción publicitaria: aspectos que cabe tener en cuenta

La traducción publicitaria es una especialidad que requiere una traducción profesional que transmita el mensaje original y que provoque en el receptor de la traducción las mismas sensaciones, percepciones y reacciones que el texto original. El traductor debe tener en cuenta las referencias culturales y los juegos de palabras que se utilizan en el original y debe adaptarlos al nuevo idioma.

Así, pues, en este tipo de traducciones es muy importante cualquier indicación por parte del cliente sobre el público objetivo al que va dirigido el mensaje publicitario o sobre el estilo de la campaña, y también es importante que facilite todo el material de referencia posible para que el traductor pueda transmitir el estilo deseado por parte del anunciante.

Error traducción publicitariaOtro aspecto característico de la traducción publicitaria es el uso de programas de maquetación y diseño como, por ejemplo, los productos de Adobe: InDesign, Freehand, QuarkXPress o Illustrator. En el proceso de maquetación por parte de la agencia de publicidad que se encarga de la campaña publicitaria es posible que se produzcan errores, sobre todo si se trabaja con textos en un idioma que el maquetador desconoce.

Por este motivo, se aconseja que, una vez maquetadas las traducciones y antes de que se envíen a imprenta, la agencia de publicidad envíe a la agencia de traducción la pieza publicitaria para que el traductor realice una revisión de arte final (también conocida como galerada) en la que verifique que el texto traducido se ha maquetado correctamente, que no se han introducido errores ortográficos y que se respeta el mensaje publicitario en función de las imágenes de la pieza publicitaria y del público al que va dirigido el mensaje.

Por todo ello, es importante contratar traductores profesionales que tengan experiencia en el campo de la traducción publicitaria, ya que sólo así es posible evitar que se repitan errores tan sonados como los que se describen en el post de Óscar Ray «Una docena de traducciones y nombres mal elegidos que arruinaron el lanzamiento de campañas publicitarias y de productos».

Los mejores formatos para traducir: word, excel, html, etc.

Muchas veces se habla de los mejores formatos para traducir y es que, a pesar de que se puede traducir cualquier tipo de documentación en cualquier formato de texto (Word, Excel, PDF, PowerPoint, etc.), es importante destacar que existen algunos formatos más «favorables» que otros, tanto para el traductor como para las herramientas de traducción asistida que utiliza.
Los mejores formatos para traducir

Por suerte, hoy en día los traductores profesionales utilizamos herramientas tecnológicas que nos permiten optimizar los procesos de traducción y la calidad del texto resultante. Estas herramientas se pueden utilizar únicamente con determinados formatos de archivo: formatos originales editables. Esto quiere decir que los mejores formatos para traducir y poder utilitzar este tipo de tecnologías son documentos originales en formatos como los siguientes: Word, Excel, PowerPoint, html, xml, formatos de intercambio de InDesign, FrameMaker, etc.

Al trabajar con este tipo de archivos, la traducción se realiza utilizando todas las herramientas tecnológicas disponibles y esto permite, entre otras cosas:

  • Optimizar los procesos de traducción.
  • Reducir los plazos de entrega.
  • Reducir los costes de traducción.
  • Conseguir homogeneidad y coherencia en toda la documentación traducida.
  • Utilizar glosarios terminológicos y memorias de traducción.
  • Devolver la traducción en el mismo formato que el documento original, manteniendo también los formatos de texto como interlineados, negritas, colores, espacios, mayúsculas, enlaces, etc.

Cuando no se dispone de este tipo de formatos, sino que los archivos que se entregan para traducir son PDF, jpg, png y similares, los procesos adquieren mayor complejidad porque es necesario realizar un trabajo previo de adaptación del documento para poder realizar la traducción optimizando al máximo los procesos.