Categoria: Lengua

El uso de porqué, porque, por qué y por que

Empezamos la serie sobre recomendaciones lingüísticas disipando las dudas sobre las diferencias de uso entre porqué, porque, por qué y por que y te indicamos estrategias para evitar cometer errores.

Porqué

Porqué es un sustantivo equivalente a razón, motivo o causa y va con tilde porque es una palabra aguda terminada en vocal. Como sustantivo, suele ir acompañado de un artículo o algún otro determinante y tiene forma de plural.

No entiendo el porqué de su reacción.

La prensa desveló el caso y su porqué.

Los expertos han analizado una y otra vez los porqués de la crisis.

Porque

Se trata de una conjunción que puede tener valor causal o final y no lleva tilde porque es átona.

  • Porque causal

No quiso venir a la fiesta porque estaba cansado. (equivalente a ya que o puesto que)

— ¿Por qué no vienes? — Porque estoy cansado.

  • Porque final: seguido de un verbo en subjuntivo.

Les envió su currículo porque le tuvieran en cuenta para el puesto. (equivalente a para que)

Se puso a la cola porque su autora favorita le firmara el libro.

En sentido final, se admite la escritura de porque separada, aunque es preferible escribirlo junto.

Por qué

Está formado por la preposición por y el interrogativo o exclamativo qué, que se escribe con tilde diacrítica para diferenciarlo de la conjunción y del relativo que. Se usa en oraciones interrogativas, directas e indirectas, y exclamativas.

¿Por qué me miras así? (¿Por qué razón?)

recomendaciones lingüísticas, porque

Dice que no sabía por qué no le había gustado la película.

¡Por qué calles más bonitas pasamos!

Por que

  • Puede tratarse de la secuencia formada por la preposición por y el pronombre relativo que. Se puede reconocer fácilmente porque admite intercalar un artículo entre ellos.

Este es el río por (el) que navegamos el año pasado.

  • También puede tratarse de la preposición por exigida por el régimen de un verbo, un sustantivo o un adjetivo y la conjunción subordinante que.

La empresa optó por que bajaran los precios.

La madre tenía miedo por que los niños no supieran volver.

Estaba preocupado por que no llegaran a fin de mes.

Fuentes: Fundéu y Real Academia

Palabras en peligro de extinción o en certeza de olvido

Otro verano que termina. De nuevo las aletas de bucear al altillo y la chaqueta al colgador de la entrada. El otoño trae consigo asociado cierto grado de nostalgia, como la que me provoca dar por perdido el uso o relevancia de algunas palabras discretas y precisas. Me imagino el diccionario como un museo con el sótano atestado de obras preciosas condenadas al ostracismo, o peor, un árbol de cuyas ramas van cayendo las palabras caducas y se convierten en palabras olvidadas.

palabrasSi convenimos que el lenguaje es un ser vivo hay que aceptar que algunas palabras llegan y otras se van. El cambio social constante arrastra consigo el surgimiento de nuevas voces y el entierro de otras. De la misma forma que algunas están de paso por nuestra vida, caprichos pasajeros (¿evento?), otras pasarán a nuestro lado inadvertidas y se convertirán en palabras olvidadas. Puedes acudir al diccionario y buscar la voz masita y verás como no encuentras uso para la primera acepción, normal. Tampoco parece oírse hablar a menudo del terno, pero espero que vuelva a ponerse de moda si lo hace el traje de tres piezas.

Para ilustrar esta idea del museo y el árbol qué mejor que algunas de esas perlas en espera de destino:

  • terne, para describir a alguien.
  • alipori, en lugar de vergüenza ajena.
  • albudeca, para una sandía de mala calidad.
  • follón (en contraposición a cuesco), para aquel pedo silencioso y, a menudo, letal.
  • macoca, para el capón que se da con todos los nudillos, no solo con el del dedo corazón.
  • munúsculo, pertinente en la mayoría de cumpleaños.
  • nictálope, curiosa no por su significado sino por ser una enantiosemia (que significa una cosa y la contraria).
  • en tenguerengue, una locución para describir algo como inestable. ¿No les parece que la sonoridad de la palabra es definitoria?

palabras olvidadas, libros de lecturaFrente a toda la riqueza de un idioma con más de 93.000 voces sólo en el diccionario normativo de la Academia de la Lengua, resulta que andamos por el mundo empleando una media de 2000 palabras y los adolescentes 240. Está visto que el español es rico pero los españoles pobres, ¡qué paradoja!

Aun así, la lectura, además de alimentar nuestro espíritu, pone en nuestro camino voces llenas de precisión y matices que bien empleadas nos dotarán de discreción (el don de expresarse con agudeza, ingenio y oportunidad). Rebelémonos pues contra la cortedad, no parquedad. En nuestra mano está la salvación de estas palabras: leer para descubrirlas y escribirlas y decirlas para no condenarlas.

Y si empezábamos mencionando la nostalgia, terminamos con un posible antídoto, de Emily Dickinson: «para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro».

palabras olvidadas

 

¡Chist! ¿Ya lo sabes todo sobre las onomatopeyas?

La onomatopeya es una palabra formada a partir de la imitación de un sonido o un ruido, es decir, de su percepción acústica. Como la percepción es subjetiva, las onomatopeyas difieren en distintos idiomas. También se llama así la figura retórica que consiste en el uso de onomatopeyas.

Onomatopeyas: casos destacados

Las onomatopeyas cubren un campo amplísimo que va desde el ruido que se hace al andar hasta el de las campanas, pasando por un gran abanico de reproducciones sonoras como el ruido de la ropa, el de los medios de transportes y muchos otros. No obstante, hoy solo vamos a hablar de dos de los temas que más llaman la atención: animales y cómics.

Sonidos de animales

onomatopeyas, animales
Fuente: Soundimals.

Es curioso ver cómo se escriben los sonidos de los animales en distintos idiomas. Os mostramos algunos ejemplos, aunque puede haber otras opciones para cada idioma:

  • Pájaro: alemán: tschiep, tschiep; japonés: pyu pyu; griego: tsiutsiu; inglés: tweet-tweet; francés: cui-cui; italiano: cip cip; castellano: pío, pío; catalán: piu-piu o xiu-xiu.
  • Gallo: alemán: kikeriki; neerlandés: kukeleku; francés: cocorico; japonés: kokekokkoo; inglés: cock-a-doodle-doo; castellano: quiquiriquí; catalán: quicquiriquic.
  • Perro: alemán: wau-wau; francés: ouah-ouah; inglés: woof-woof; japonés: wan wan; italiano: bau bau; castellano: guau, guau; catalán: bub-bub.

Cómics

onomatopeyas
Astérix, el famoso galo de las aventuras de Goscinny y de Uderzo.

El género del cómic se caracteriza principalmente por la reproducción de la lengua oral en forma escrita, hasta el punto de que cuando leemos tenemos la sensación de estar escuchando lo que pasa en las viñetas. En este sentido, uno de los elementos clave del lenguaje oral son las onomatopeyas. Algunas típicas del género pueden ser:

  • Expresión de dolor: francés: aïe, ouille; inglés: argh, ouch, augh; japonés: u; castellano: ay, uy; catalán: ahaiohoiui.
  • Llanto: francés: hiii-hiii, ouinn; inglés: boo-hoo; japonés: eeee, miiii, hu-e; castellano: buaaa; catalán: buaaà (o buààà).
  • Golpe: francés: paf, baf; inglés: bam, sock, bash; castellano: zas, paf; catalán: clacpofpim-pam.

El «sonido simbólico» del japonés

Un caso especial lo encontramos en japonés y en el manga, claro. En japonés se utilizan mucho las onomatopeyas, más allá de los simples efectos sonoros como el de un teléfono (ring) o de algo que se cae al suelo (paf o plof).

Existe un número incalculable de onomatopeyas que también adoptan funciones verbales y adverbiales y que en algunos casos hacen referencia a acciones, estados o emociones que no necesariamente tienen un sonido asociado. Por lo tanto, se trata de una especie de «sonido simbólico» o fonosimbolismo, que es la idea de otorgar un valor psicológico a las vocales y a las consonantes. Asimismo podemos encontrar onomatopeyas para sonidos como la lluvia (para para), para el calor del sol (poka poka), para la cualidad de «desordenado» o «confuso» (gocha gocha) o para el adverbio «tímidamente» (osoru osoru).

Apuntes sobre las onomatopeyas en castellano

  • Las onomatopeyas formadas por repetición de uno o varios elementos se escriben normalmente con comas, pero pueden unirse con guion si se trata de una sucesión unitaria y continua: ja, ja, ja / ta-ta-ta-ta.
  • Cuando se unen con guion, cada elemento también es independiente a efectos de acentuación: blablablá, pero bla-bla-bla (cada elemento es un monosílabo).
  • También se pueden usar los puntos suspensivos para un largo espacio de tiempo entre sonidos: toc... toc… toc…
  • Las onomatopeyas pueden ser un recurso para la formación de nuevas palabras: piar, miar (derivación), el tictac del reloj, el gluglú del pavo (sustantivación).
  • Para expresar énfasis, no son raros los alargamientos de las onomatopeyas, en ocasiones incluso con secuencias consonánticas: chssss! (para pedir silencio), ¡buuuum! (un estallido fuerte).

Para más información, puedes realizar una consulta en el buscador en línea de la Nueva gramática de la lengua española de la Real Academia Española o buscar en esta lista elaborada por José Martínez de Sousa y recogida por la página web de la Fundación del Español Urgente.

Día internacional de la mujer: 8 de marzo y marza

1 -sexismoAmigas y amigos, miembros y miembras, tenistas y tenistos, amantes y bogavantes: tómense un ratito para conmemorar el día internacional de la mujer, que esta santa se lo tomará para reivindicarlo. Ya me perdonarán que les dé la murga, pero si hay un día para denunciar la discriminación de la mujer en todo el planeta es hoy.

Sin paños calientes: pese a los notables avances por estas latitudes en materia de igualdad, encontramos marcas de sexismo laboral, social, publicitario, público y telúrico, como las de un perrete que levanta el cuarto trasero en cada árbol. Y como traductoras, aquí nos ocupamos del sexismo lingüístico.

El tema va más allá del sobado machismo léxico de mujer de la calle o mujer pública, comparado con su versión masculina. La atávica visión androcéntrica del mundo (y de los textos) hace que frases dirigidas a todo el mundo se interpreten como destinadas solo a los varones. Lo que despierta suspicacias, que a menudo desembocan en querer especificarlo todo (y toda) y se acaba confundiendo género con sexo, añadiendo morfemas flexivos de género a palabras que no lo necesitan (juez, bedel); o transformando de forma innecesaria participios activos, acabados en -ante, -ente y -iente y diciendo sin empacho estudianta independienta. Francamente, no me parece combativo ceder todas las terminaciones y buscar nuevas para las mujeres, como si no tuviéramos derecho a las consuetudinarias.

sexismo, día de la mujer, día internacional de la mujer, 8 de marzo

Aunque use la chufla el asunto no es baladí. Basta con consultar alguna de las numerosas guías de lenguaje no sexista que circulan por ayuntamientos y universidades; les avanzo que el tema es de traca pero como no cabe su denuncia, les remito al informe del académico Ignacio Bosque, que defiende que exigir la sistemática relación entre género y sexo es imposible, pues no se podría hablar. Además, ¿dónde se sitúan los límites? ¿Es discriminatorio decir mis abuelos para referirse a una pareja, o mis nietos para referirse a un grupo? Si lo suscribimos a la dignidad, ¿qué pasa con los animales, no tienen? ¿Deberemos decir siempre los caballos y las yeguas?

¿Quién tiene la autoridad de dictaminar que una expresión es sexista por el uso no marcado del masculino para referirse a un grupo diverso? Yo, como mujer (y santa), no percibiría tal discriminación. Así que sin estigmatizar, ¿eh? No caigamos en el despotismo ético o, menos finamente, en el papanatismo. Y puestos a pedir, no empobrezcamos con esto el lenguaje, ¡zape!, que bastante depauperado lo oigo por ahí. (Fin del tono luctuoso)

Por suerte la lengua no es un código civil y cada uno se expresa como lo siente. Así que volvamos al inicio, reivindiquemos la igualdad real: salarial, laboral, política, social, sexual y duodenal. Y recordemos que la igualdad es cosa de todos; que a veces una se pregunta dónde está el apoyo de los varones en ciertas denuncias femeninas. Ya se sabe: “Solo no puedes, con amigos sí”.

sexismo, día de la mujer, 8 de marzo

¿Por qué lo llaman género cuando quieren decir sexo?

Quién no ha dicho, oído o leído expresiones del tipo: concierto tributo, violencia de género, perfil bajo, cifras conservadoras, soporta Windows. Calcos que en un primer momento rascan como un arco deshilachado, pero que acaban por infiltrarse y moverse entre nosotros como si siempre hubieran estado ahí.

Calcos y préstamos del inglés en español

Selfi, RAE, calcos, préstamos, calcos y préstamosEl influjo del inglés en el español actual a ambos lados del atlántico es indudable, con la consecuente proliferación de calcos y préstamos. El DRAE define los calcos semánticos como la «adopción de un significado extranjero para una palabra ya existente en una lengua». También los hay de sentido, de forma, de norma, etc. que ya han sido ampliamente explicados en la literatura académica. Este fenómeno natural, dada la mencionada influencia de los países anglosajones, no es necesariamente negativo y cuenta con fervorosos activistas cuya entrega en ocasiones roza el paroxismo: abran cualquier revista de moda y alucínense. Y hablando de moda, venga un vídeo bromista a este respecto.

En general, se producen de forma inadvertida para el hablante y se adoptan por diversos motivos, uno de los principales es las traducciones descuidadas.

De ahí lo oportuno de poner en evidencia este abuso, y valgan cuatro calcos innecesarios como botón de muestra:

calcos, español, préstamos, calcos y préstamos

  • Un tributo es un impuesto, no un homenaje. Tal vez un homenaje a Hacienda, pero ya me entienden.
  • Un santuario no es un refugio ni un rincón recoleto, así que nada de convertir la casa en un santuario, a no ser que el fervor religioso se apodere de uno.
  • Un pastel está bueno, riquísimo, lo que ustedes quieran, pero no delicioso, que además queda cursi a tope.
  • Pero la palma se la lleva género. Por favor, las personas, animales y plantas tienen sexo, no género, cuyo uso incluye de regalo un tufillo mojigato.

Utilizar una expresión extraña cuando existen formas naturales en la lengua receptora es del género bobo, si me permiten la retranca. Sobre todo cuando se hace con alevosía como en el último ejemplo. Aquí les dejo una prueba de ello, que no evidencia.

Finalmente, el hablante es libre de utilizar la lengua como mejor le plazca, pero la traducción (vean cómo arrimo el ascua a mi sardina) debe ser realizada por un profesional que sea capaz de ver más allá de la aparente equivalencia.

préstamos, calcos y préstamos

 

 

Aspirinas, chupachups y las marcas comerciales

Denominaciones procedentes de marcas comerciales

La lengua es un órgano vivo que incorpora palabras nuevas constantemente para adaptarse a las necesidades comunicativas que surgen a raíz de la aparición de nuevos conceptos.

Un recurso lingüístico habitual para la formación de nuevos vocablos es el paso de nombres propios a nombres comunes (derivación impropia o transcategorización). En algunos casos, los nombres propios que se integran en la lengua y se convierten en nombres comunes pueden ser marcas comerciales.

A menudo los nombres de marcas comerciales se popularizan en la lengua general para designar a un objeto determinado de forma genérica (por una relación de metonimia) y no es extraño incluso oírlos en los medios de comunicación. Sin embargo, los diccionarios suelen tardar en registrarlos por varios motivos, como para asegurar que no se trata de usos efímeros, por las reservas legales de algunas empresas y por no discriminar a otras marcas que pueden hacer referencia al mismo concepto.

marques comercials, marca registrada, marcas comercialesEn general, pues, es preferible emplear designaciones descriptivas o denominaciones tradicionales, si las hay, antes que marcas comerciales.

No obstante, en algunos casos la extensión del uso, la documentación existente y la internacionalización de la palabra, entre otros criterios, pueden hacer aconsejable la aprobación de algunas de estas denominaciones.

Marcas comerciales en la lengua española

En algunos casos, la marca comercial se ha integrado en la lengua y ha pasado a ser un nombre común, por lo que se tendrá que escribir con minúscula.

Sin embargo, no todos los diccionarios recogen las mismas palabras procedentes de marcas comerciales. A continuación te mostramos una comparativa a modo de ejemplo sobre el tratamiento de algunas palabras procedentes de marcas comerciales en algunos diccionarios y recursos en línea: el Diccionario de la lengua española de la RAE, diccionario normativo de referencia de la lengua española; el Diccionario del español actual de Manuel Seco (consulta en papel); el Diccionario Clave y la página Fundéu, la Fundación del español urgente.

 DRAESecoClaveFundéu
aspirina (Aspirina®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
bamba (Wamba®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
jeep (un Jeep Cherokee®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
chiruca (Chiruca®)creu, notic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
rímel (Rimmel®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
teflón (Teflon®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
formica (Formica®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
celo (Cello®)tic, ok, sitic, ok, si *cellotic, ok, sitic, ok, si
wifi (organización Wi-Fi® Alliance, wireless fidelity)tic, ok, sicreu, notic, ok, si *wi-fitic, ok, si
velcro (Velcro®)tic, ok, sicreu, notic, ok, sitic, ok, si
clínex (Kleenex®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
vespa (Vespa®, el escúter)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
pósit (marca Post-it®)tic, ok, sicreu, notic, ok, sitic, ok, si
tirita (marca Tiritas®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
gillette (marca Gillette®)tic, ok, sitic, ok, sitic, ok, sitic, ok, si
chupachups (marca Chupa Chups®)tic, ok, sitic, ok, si *chupachú, chupa-chuptic, ok, si *chupachústic, ok, si

En definitiva, antes de optar por el nombre de una marca comercial, sería conveniente averiguar en qué fuentes encontramos documentado su uso y también tener en cuenta la naturaleza del texto donde queremos incorporarlo.

Errores comunes en las traducciones informáticas

En este post queremos hacer un resumen a modo de tabla de errores comunes en las traducciones informáticas, ya que es habitual navegar por una página web o una aplicación y encontrar expresiones que, muchas veces, son traducciones literales del inglés al español o bien traducciones que en otro contexto son correctas pero que en el de la informática no lo son. Hablamos de los conocidos como «falsos amigos de la traducción informática»:

InglésTraducción no recomendadaTraducción recomendada
click (to)clickear, clicar, cliquearhacer clic
dll librarylibrería dllbiblioteca dll
onlineonlineen línea
passwordpasswordcontraseña
release
liberación, lanzamiento
distribución, publicación, entrega, versión
remove
remover (una aplicación)
quitar, borrar, eliminar, desinstalar
run
correr (un programa)
abrir, ejecutar, iniciar
state-of-the-art
estado-del-arte
tecnología punta, de vanguardia, de última generación
supportsoportaradmitir, ser compatible con

Sin embargo, en algunos casos, aunque la normativa recomienda utilizar una forma traducida o adaptada al español, es posible que ésta no tenga éxito entre los profesionales del sector. Uno de los motivos de este rechazo es que, en muchas ocasiones, los organismos reguladores adoptan una resolución contraria al uso ya establecido, y ya es demasiado tarde para conseguir implantarla con éxito.

Algunos ejemplos de términos de esta categoría que hay que tener en cuenta para no cometer algunos de los errores comunes en las traducciones informáticas son los siguientes:

InglésTérmino recomendado*Término utilizado habitualmente
banneranuncio, aviso, publicidad
banner
cookie
chivato, informador, espíacookie
routerruteador, encaminadorrouter

* Traducciones propuestas por Wikilengua, plataforma promovida por Fundéu BBVA, que cuenta con la colaboración de la Universidad Autónoma de Madrid y la Real Academia Española, entre otros.

Finalmente, también existen casos de errores comunes en las traducciones informáticas en los que se detecta una cierta vacilación entre dos o más formas. Un buen ejemplo es el término encrypt:

El hecho es que la informática es un campo del saber que evoluciona a una gran velocidad y de forma continua. Por ello, para conseguir traducciones informáticas adecuadas, es necesario contar con traductores profesionales que dominen la terminología informática, conozcan este campo y recurran a herramientas y glosarios terminológicos actualizados y fiables.

 


	

Errores habituales al redactar cartas en español

En el desarrollo de nuestra actividad profesional como agencia de traducción, hemos detectado algunos errores habituales al redactar cartas en español, por lo que hemos escrito este post para explicar brevemente las principales correcciones a estos errores comunes.

Errores habituales al redactar cartas en español:

1) Fechas

En español los meses siempre van en minúscula, a no ser que se trate del inicio de una frase. Así, pues, al poner una fecha en una carta, escribiremos:

5 de enero de 2013

o

Enero de 2013

2) Direcciones postales

En español, las direcciones postales se escriben con el nombre común genérico de la vía en minúscula (o mayúscula, si se trata del inicio de la oración) y el nombre propio de la vía en mayúscula, seguido del número del edificio entre comas y, a continuación, el piso o la planta. Cabe destacar que, en el caso de las abreviaciones del piso y la planta, tiene que haber un punto entre el número y letra volada (7.º 2.ª).

En cuanto al teléfono, si utilizamos la abreviación es imprescindible poner un punto a continuación (cabe recordar que este punto es el que marca el fin de la abreviación) y, luego, los dos puntos seguidos del número de teléfono en sí.

C/ Balmes, 195, 7.º 2.ª

Tel.: 93 415 99 90

3) Saludo

Otro de los errores habituales al redactar cartas en español se encuentra en el saludo. Muchas veces vemos escrito el saludo inicial seguido del nombre de la persona y una coma («Buenos días Sr. Pérez,»). Sin embargo, cabe tener en cuenta que, en español:

  • El saludo se cierra con dos puntos.
  • El tratamiento (señor, señora, etc.) se escribe con minúscula si se escribe desplegado, y con mayúscula si se presenta abreviado (Sr., Sra.).
  • Si se utilizan saludos más informales (buenos días, buenas tardes, hola), es necesario poner una coma antes del nombre del destinatario.

He aquí algunos ejemplos:

Estimado Sr. Pérez:

Buenos días, señor Pérez:

Buenos días, Sr. Pérez:

4) Cargos

Los sustantivos que designan cargos o empleos deben escribirse en minúscula a no ser que se trate del inicio de una frase. 

Es director general de Ampersand Traducciones.

Firmado:

[xxxx]

Director general de Ampersand Traducciones

Errores habituales al redactar cartas en español