N. de la T.
Traducción y otros animales
recomanacions lingüístiques, tant-tan, quant-quan

Adverbios con posesivos: ¿encima de mí o encima mío?

Empezamos el año con una nueva entrada sobre recomendaciones lingüísticas y os hablamos sobre los posesivos y comentamos errores habituales cuando se combinan con adverbios.

Según las normas del español peninsular, los posesivos no pueden acompañar a los adverbios como por ejemplo cerca, detrás, delante, debajo, dentro, encima, enfrente, etc. Por lo tanto, no podremos decir *encima mío o *detrás tuyo, sino encima de mí o detrás de ti.

El origen de este error podría deberse a la equiparación del complemento preposicional introducido por la preposición de (encima de Laura) con los complementos posesivos (el perro de Laura). La diferencia está en que en el primer caso el núcleo es un adverbio (encima) y en el segundo es un sustantivo (perro).

Los adjetivos posesivos pueden complementar a un sustantivo, pero no a un adverbio, por lo que:

el perro de Laura = su perro o el perro suyo

encima de Laura ≠ *encima suyo ni *encima suya

Por lo tanto, si queremos saber si una expresión con un adjetivo posesivo es correcta, tenemos que fijarnos en si el núcleo es un sustantivo o no:

al lado suyo (correcto, lado es un sustantivo)

*cerca suyo/suya (incorrecto, cerca es un adverbio)

recomendaciones lingüísticas, posesivos

Otra forma de saberlo es anteponer el posesivo y ver si queda bien:

a su lado = al lado suyo (correcto)

su cerca cerca suyo (incorrecto)

Pero cuidado con alrededor de. En este caso, podemos usar los posesivos, pues se trata de la contracción de la partícula al y el sustantivo, hoy muy poco usado, rededor: alrededor tuyo.

Además, es importante recordar que el posesivo debe concordar en género con el sustantivo al que acompaña:

al lado de Laura = al lado suyo, no *al lado suya (lado es masculino).

Sin embargo, en los registros coloquiales, así como en países de Hispanoamérica, en algunas zonas meridionales de la península ibérica y en Canarias, estas expresiones están muy extendidas. Simplemente, no se recomienda su uso en la lengua culta.

Fuentes: Fundéu y Real Academia

Déjanos un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *